AFP internacional

Imagen tomada este jueves 14 de abril del vídeo divulgado por la CNN y enviado por Boko Haram como prueba de vida de 15 adolescentes secuestradas en 2014 en Chibok (Nigeria)

(afp_tickers)

El gobierno nigeriano estudiaba este jueves un video enviado por el grupo islamista Boko Haram como "prueba de vida" de 15 de las 276 muchachas secuestradas hace dos años en Chibok (noreste), un hecho conmemorado con oraciones y manifestaciones en todo el país.

La cadena de televisión estadounidense CNN indicó el miércoles que la grabación muestra a una quincena de muchachas recubiertas con un hijab negro, que dan su nombre, aseguran que fueron secuestradas en Chibok y precisan la fecha de la filmación, el 25 de diciembre.

Las 15 adolescentes fueron identificadas por tres madres y una compañera de clase.

La noche del 14 de abril de 2014, hombres armados de Boko Haram raptaron a un total de 276 chicas de la escuela femenina secundaria de Chibok. Cincuenta y siete de ellas lograron escapar poco después.

El video permite establecer que algunas de las jóvenes raptadas siguen con vida, desde la grabación difundida por Boko Haram en mayo de 2014.

Un alto funcionario del gobierno nigeriano dijo a la AFP que se había recibido el video, pero puntualizó que a diferencia del ejecutivo anterior, no se precipitará en anunciar conversaciones con el grupo yihadista.

Según explicó, los servicios de inteligencia ya recibieron un video similar el pasado julio, y a pesar de las investigaciones no se pudo dar con la identidad de los milicianos de Boko Haram que lo enviaron.

Eso sí, el gobierno recibió un pedido de rescate de 1,1 millones de dólares por diez de las chicas raptadas.

Las chicas de Chibok podrían haber sido divididas en grupos y llevadas a lugares distintos, lo que complicaría las negociaciones para obtener su liberación.

Por su lado, el líder de Boko Haram, Abubakar Shekau, dijo en ocasiones anteriores que las niñas debían ser liberadas a cambio de combatientes islamistas presos en cárceles nigerianas.

- Esclavas sexuales o bombas humanas -

Los parientes de las 219 jóvenes todavía desaparecidas rezaron juntos este jueves ante la escuela de Chibok.

En otros puntos del país, en particular en la capital federal Abuya y en la capital económica Lagos, cientos de personas se manifestaron por la liberación de las chicas, convocadas por el movimiento #BringBackOurGirls.

El jefe del grupo de padres de las jóvenes secuestradas Yakubu Nkeki leyó una carta dirigida a las adolescentes, rogando para que sigan "sanas y salvas".

Tres madres y una condiscípula de las 219 adolescentes confirmó que las 15 eran muchachas de Chibok.

El video "dio un poco de esperanza" a Ayuba Alamson Chibok, habitante de la ciudad, que declaró a la AFP haber reconocido en este video a sus sobrinas.

"Podemos ahora pensar que están vivas y oramos para que sean pronto liberadas" afirmó Alamsom por teléfono desde Chibok, y agregó que está feliz de "escuchar sus voces".

Las muchachas de Chibok son las víctimas más conocidas de la insurrección de Boko Haram, que se sirve con frecuencia del secuestro como arma, en una guerra que ha dejado unos 20.000 muertos desde 2009.

Según las ONG que militan a favor de los derechos humanos, miles de mujeres y niñas han sido secuestradas desde el inicio del conflicto.

Boko Haram las convierte en esclavas sexuales o en bombas humanas, mientras que los adolescentes y los hombres adultos son enrolados a la fuerza para combatir con los rebeldes que quieren instaurar un Estado islámico en el noreste de Nigeria.

El director de Amnistía Internacional para Nigeria, M.K. Ibrahim, exigió la liberación de todos los rehenes y estimó que las jóvenes de Chibok se han convertido en el símbolo "de todos los civiles que vieron destruidas sus vidas por Boko Haram".

"El gobierno de (el presidente) Muhammadu Buhari debe hacer lo posible a nivel legislativo para acabar con los sufrimientos de los parientes de estas jóvenes y de todos los rehenes en general, y garantizar una protección a la población del noreste y el acceso de todos los niños de la región a la educación", insistió.

De los 2,6 millones de personas que huyeron de la violencia, más de 952.000 niños se quedaron sin educación y vieron atacadas sus escuelas, denunció la ONG Human Rights Watch en un informe publicado el lunes.

Unicef subraya en otro informe que aumenta claramente el número de menores secuestrados e implicados en atentados suicidas y tres cuartas partes fueron muchachas entre enero de 2014 y febrero de 2016.

afp_tickers

 AFP internacional