AFP internacional

El ministro de Relaciones Exteriores británico Boris Johnson (c) habla con su par italiano Paolo Gentiloni (d) en Bruselas el 17 de julio de 2016

(afp_tickers)

El nuevo ministro de Relaciones Exteriores británico, Boris Johnson, pidió este lunes que la Unión Europea (UE) deje "puertas abiertas" a la cooperación en materia de seguridad y defensa con el Reino Unido.

"Estamos muy interesados en que la UE se desarrolle y avance. Lo que queremos es asegurarnos de que haya puertas abiertas para que el Reino Unido participe en el futuro" pidió Jonhson en su primer encuentro con sus homólogos europeos en Bruselas.

Más temprano, había destacado que su país continuará teniendo un "papel protagonista" en Europa. Tras indignar a los socios comunitarios al comparar la ambición integradora de la UE con la de Adolf Hitler, Johnson exhibió en la capital de la Unión Europea una actitud conciliadora y constructiva, alejado de su habitual papel incendiario.

"Tenemos que aplicar la voluntad de la gente y dejar la Unión Europea pero de ninguna manera vamos a abandonar nuestro papel protagonista en la participación europea", dijo Johnson a los periodistas.

Johnson explicó haber tenido el domingo una "conversación muy buena" sobre el Brexit con la representante diplomática de la UE, Federica Mogherini, y aseguró que esta deseando conocer a sus homólogos.

- Uno de los artífices del Brexit -

El político conservador tuvo un papel clave en la victoria del 'sí' en el referéndum sobre el Brexit del 23 de junio y su nombramiento como titular de Exteriores en el nuevo gobierno liderado por Theresa May sorprendió a muchos en Europa.

Mogherini, que llegó a Bruselas justo después de Johnson, coincidió con él en que había sido un "buen intercambio".

Gran Bretaña sigue siendo un miembro de la UE hasta que las negociaciones de salida concluyan, recordó la Alta Representante.

Por su parte, el jefe de la diplomacia francesa, Jean-Marc Ayrault afirmó que había tenido un "interesante y útil" conversación por teléfono con Johnson y reincidió en la necesidad de que Londres active cuando antes el artículo 50 que inicia el proceso de salida de la UE para acabar con al incertidumbre.

"Hay muchas cosas en las que trabajar con Reino Unido. Siempre hablaré con Boris Johnson con la mayor sinceridad y la mayor franqueza, creo que así como avanzaremos", dijo a la prensa.

May afirma que lo hará a finales de año o a principios de 2017, pero no antes de que Londres haya averiguado qué tipo de relación quiere con la Europa de los 27.

La llegada de Johnson era esperada con cierta agitación, dado su papel en el Brexit y su reputación de provocador.

El exalcalde de Londres y compañero de colegio de David Cameron es bien conocido en Bruselas, donde trabajó en los años 1990 como corresponsal del diario Daily Telegraph para la UE. Precisamente, este lunes su portavoz informó que había renunciado a la crónica semanal que escribía para este periódico, por la cual cobraba 250.000 libras (299.000 euros) anuales.

Los responsables de Bruselas subrayaron que lo recibirían como a cualquier otro ministro de Exteriores, pero es evidente que su actitud a favor del Brexit despierta reticencias y aprehensión entre sus colegas comunitarios.

Johnson debería haberse reunido con el resto de ministros el domingo en una cena informal, pero varios países se negaron, afirmado que contaría como parte de las "charlas informales" con Londres antes de la activación del artículo.

- Espectro de atentado e intento golpista -

La reunión de los ministros de Exteriores se vio ensombrecida por la intentona de golpe de Estado en Turquía y el atentado en Niza, el tercer gran ataque en Francia desde 2015.

Mogherini y el secretario de Estado norteamericano John Kerry aprovecharon la reunión para exhortar al régimen de Recep Tayyip Erdogan "a respetar las instituciones democráticas de la nación y el estado de derecho", advirtiendo contra la represión generalizada.

"Ningún país puede adherir a la UE si introduce la pena de muerte", recordó Mogherini ante la insistencia de Ankara por integrarse a la UE.

Los 28 también discutieron en la jornada sobre América Latina, en particular sobre las relaciones con Venezuela y Cuba, así como del proceso de paz en Colombia.

También se trataron la preocupación por la superproducción de acero en China, y las propuestas de Mogherini sobre una nueva "estrategia global" y la crisis migratoria antes de la cumbre de la ONU, el 19 de setiembre en Nueva York.

afp_tickers

 AFP internacional