AFP internacional

Trabajadores uruguayos participan de una marcha convocada por la central obrera Pit-Cnt en reclamo de mejores salarios, el 17 de septiembre de 2015 en Montevideo

(afp_tickers)

La central obrera Pit-Cnt aprobó este martes la convocatoria a un paro general para el próximo 29 de junio en caso de no prosperar sus reclamos contra el ajuste impositivo anunciado el lunes por el gobierno uruguayo.

El secretariado ejecutivo de la central aprobó por unanimidad la realización del que sería el segundo paro general de 24 horas contra el gobierno del socialista Tabaré Vázquez -que asumió en marzo de 2015-.

Marcelo Abdala, secretario general del Pit-Cnt, informó que si el gobierno no modifica aspectos que se consideran perjudiciales del controvertido paquete fiscal anunciado el lunes por el ministro de Economía, Danilo Astori, entonces se llevará adelante la medida de fuerza.

Abdala consideró que el plan del gobierno "es de carácter recesivo" y retrae las inversiones y que por eso es rechazado plenamente. El jueves se reunirá con Astori para realizar planteos de cambios.

A su vez, el presidente de la central, Fernando Pereira, consideró que el plan del Ejecutivo "es negativo, porque recae en la clase trabajadora".

El secretariado de la central exige modificaciones en las franjas de ingresos a las que se aplicarán los aumentos del impuesto a la renta, así como un aumento progresivo del Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE, impuesto a las empresas), según los beneficios que tengan, entre otros.

Para el 3 de junio está prevista una reunión extraordinaria de la Mesa Representativa de la central sindical para resolver medidas de lucha si no prosperan los reclamos contra el gobierno, que quiere así bajar en un punto su déficit fiscal de casi 3,7% del PIB.

Toda la oposición también emitió duras críticas contra el paquete del gobierno y el senador del Partido Nacional (PN, centro-derecha) Jorge Larrañaga adelantó su intención de que el ministro Astori comparezca ante el Parlamento para responder a cuestionamientos por las medidas.

El anuncio más esperado y que generó más críticas fue el aumento del Impuesto a las Retribuciones de las Personas Físicas (IRPF) -impuesto a la renta personal- que a partir de enero se incrementará entre 3 y 4 puntos porcentuales para cinco franjas de ingresos, a partir de la segunda más baja, de 33.401 pesos uruguayos (poco más de 1.000 dólares al cambio actual).

El gobierno uruguayo adoptó las medidas tributarias a contramano de las promesas electorales de Vázquez en 2014 y presionado por el déficit fiscal amenazante, una inflación anual superior a 10%, una caída de las exportaciones de 39,2% en abril respecto de igual mes de 2015, el fortalecimiento del dólar y el contexto político-económico regional e internacional.

afp_tickers

 AFP internacional