AFP internacional

El ministro de Energía de Chile Máximo Pacheco el 26 de mayo de 2015 en Mérida, México

(afp_tickers)

Chile, el país con la electricidad más cara de América Latina, espera reducir en 20% la cuenta de luz tras una compra de suministros a un precio un 63% más bajo y en gran parte generado en fuentes renovables.

Las autoridades anunciaron este miércoles los resultados de la mayor subasta eléctrica de su historia; 12.430 GWh/año de energía, el equivalente a un tercio del consumo de los clientes regulados.

Nueve empresas, entre ellas Mainstream Renewable Power, Endesa Chile y las españolas Acciona y Cox, se adjudicaron la licitación, a un valor medio de 47,6 dólares MWh, un 63% por debajo del anterior precio licitado de 2013, de 129 dólares por MWh.

Al proceso se presentaron 84 ofertas, que superaron en siete veces el suministro licitado, dando cuenta del renovado interés por el mercado doméstico luego de que en 2013 se declararan desiertas cuatro licitaciones.

"Se dio un nivel de competencia nunca antes visto", dijo el secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía, Andrés Romero, al entregar los resultados de la licitación que generó una altísima expectación en el mercado.

Los nuevos precios se verán reflejados a partir de 2021, cuando las autoridades chilenas estiman bajarán en un 20% las cuentas de la luz de los clientes regulados, hogares y pequeñas y medianas empresas.

"Esta caída del precio de la electricidad al 2021 implicaría un aumento del PIB del país de hasta 1% y un aumento en inversión en la economía de hasta 3%", de acuerdo a estimaciones del Ministerio de Energía.

-Energía más barata y más limpia-

Chile, un importador neto de energía, cuenta hoy con las tarifas de electricidad más altas de América Latina, una situación que debería cambiar con un mercado más competitivo, resaltó el ministro de Energía, Máximo Pacheco.

"Vamos por el buen camino de detener las alzas en las cuentas de la luz que tanto daño le han hecho a los hogares chilenos", dijo Pacheco en una rueda de prensa posterior a la entrega de los resultados de la licitación.

De los proyectos adjudicados, el 40% corresponde a proyectos eólicos y entre un 10 y un 12% a generados en base a energía solar. Ningún proyecto en base a gas natural fue adjudicado esta vez.

"No solamente vamos a tener energía más barata sino que también más limpia", agregó el ministro Pacheco.

De los proyectos adjudicados, la mitad ya están construidos. El otro 50% implicará la construcción de nuevas centrales, con una inversión estimada de unos 3.000 millones de dólares.

La licitación incluyó cinco bloques horarios y es por 20 años a partir de 2021 y 2022.

Entre las empresas ganadoras figuran Endesa Chile, la mayor operadora de energía de Chile controlada por la italiana Enel, que se adjudicó en torno a 5.000 GWh.

"Estamos muy contentos, ya que hemos ganado una buena cantidad de energía a un precio competitivo creando valor para la compañía y al país", dijo el gerente general de la empresa, Valter Moro, en una carta.

Por su parte, la firma eólica y solar de capitales irlandeses Mainstream Renewable Power detalló que ganó 986 MWh, en siete plantas de energía eólica con una inversión total de 1.650 millones de dólares.

La española Acciona Chile se adjudicó 506 GWh anuales y construirá el parque eólico de San Gabriel, ubicado en la región de La Araucanía, para atender ese suministro.

Empresas como la gasífera Engie Chile y las eléctricas Colbún y AES Gener quedaron fuera de la licitación.

afp_tickers

 AFP internacional