AFP internacional

Un hombre lleva una bandera nacional colombiana con franjas blancas durante una manifestación para exigir el respaldo al nuevo acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las FARC fuera del Congreso colombiano, el 30 de noviembre de 2016 en Bogotá

(afp_tickers)

Con una discusión en la Cámara de Representantes del Congreso, Colombia daba este miércoles el paso final hacia la refrendación del acuerdo de paz con la guerrilla FARC, al que se incluyeron propuestas de la oposición tras el rechazo del pacto original en un plebiscito.

Luego de que el Senado aprobara la víspera el pacto firmado la semana pasada entre el gobierno y las FARC, la atención pasó a la plenaria de la Cámara de Representantes, donde las partes esperan que el texto quede totalmente aprobado al final del día.

"En una votación histórica, el Senado de la República votó 75-0, refrendando los acuerdos que le ponen fin a un conflicto de 52 años y hoy (miércoles) espero que la Cámara de Representantes haga lo mismo", dijo en un acto público el presidente Juan Manuel Santos, Nobel de la Paz por sus esfuerzos de acabar la guerra interna en su país.

El Congreso de Colombia cuenta con 102 senadores, pero la bancada del derechista Centro Democrático, liderado por el expresidente Álvaro Uribe que se opone al pacto pero que carece de curules suficientes para frenar la iniciativa, se retiró antes de la votación. Además hubo otros parlamentarios ausentes por diversos motivos.

Los uribistas anunciaron su retiro de la sala por considerar que el Congreso "no puede suplantar" la decisión que tomaron en las urnas los colombianos.

Este miércoles se espera que los representantes de ese partido actúen de la misma forma.

En las afueras del Congreso, manifestantes a favor y en contra del acuerdo, con globos y carteles, dejaban en evidencia la polarización que supone el tema para el país. La Policía incluso debió intervenir para impedir disturbios mayores.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), surgidas de una insurrección campesina en 1964 y con unos 5.765 combatientes actualmente, es la guerrilla más antigua de América Latina.

Esta es la cuarta vez que intentan un proceso de paz con el gobierno colombiano, tras fracasar en diálogos con los presidentes de Belisario Betancur (1982-1986), César Gaviria (1990-1994) y Andrés Pastrana (1998-2002).

El conflicto armado colombiano, del que también han participado otras guerrillas, paramilitares y agentes estatales, ha dejado al menos 260.000 muertos, 60.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados.

- "No es retórica" -

"¿Cómo va a aprobar el Congreso lo que fue rechazado por el pueblo colombiano?", dijo ante la Cámara el excandidato presidencial del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, uno de los voceros invitados a defender su visión ante los representantes.

Los uribistas se oponen al nuevo modo de refrendación, pero también al pacto en general, por considerar que trae "impunidad total" y otorga elegibilidad política a guerrilleros culpables de crímenes atroces antes de que cumplan sus penas.

A la plenaria de la Cámara de Representantes, casi a modo de duplicado de lo ocurrido el martes en el Senado, también asistieron líderes de víctimas del conflicto armado, representantes de las Naciones Unidas y otros sectores de la sociedad civil que plantearon sus posiciones a favor o en contra del acuerdo de paz.

"La situación actual de cese al fuego y preagrupamiento de la guerrilla es frágil. Esto no es retórica", dijo en la sesión el jefe negociador de paz del gobierno, Humberto de la Calle, instando a los congresistas a dar su "sí" al texto.

Las partes sostienen desde fines de agosto un cese al fuego, que se ha visto perturbado por la muerte de dos guerrilleros de las FARC hace unas semanas en supuestos combates con el Ejército y, más recientemente, por una serie de homicidios y atentandos contra líderes sociales.

De ser aprobado el acuerdo en la Cámara, ya quedará completamente refrendado y luego se espera que a la brevedad el gobierno comience a presentar al Congreso los proyectos que permitirán implementar lo pactado, empezando por la ley de amnistía para los guerrilleros.

"Mañana comienza el Día D. ¿Y eso qué quiere decir? Que en cinco días comienza el traslado de todos los miembros de las FARC a las zonas veredales de transición", donde dejará progresivamente sus armas bajo supervisión de la ONU, explicó Santos, confiado en que el trámite en el Congreso terminará sin ningún revés.

afp_tickers

 AFP internacional