AFP internacional

Efectivos de las fuerzas de seguridad libias y ciudadanos observan el lugar en el que estalló un coche bomba en Sadada, cerca de la ciudad libia de Misrata, el 13 de abril de 2016

(afp_tickers)

Varios combates fueron reseñados en Trípoli la noche del sábado, unas horas después de una visita de los ministros francés y alemán de Relaciones Exteriores a la capital libia para apoyar al gobierno de unión nacional, constató un periodista de la AFP.

Los enfrentamientos tuvieron lugar en el barrio de Hay el Andalus, en el norte de Trípoli, y continuaban a las 23H30 GMT. Se desconocían los protagonistas y el balance.

Los combates empezaron al anochecer con un tiroteo intenso y varias explosiones de baja intensidad durante media hora, según el periodista de la AFP. Desde entonces, los ruidos de tiros y explosiones seguían esporádicamente y también resonaban sirenas de ambulancias.

En el barrio de Hay el Andalus se encuentran embajadas y residencias de políticos, entre ellos varios miembros del gobierno de unión nacional apoyado por las Naciones Unidas. Se encuentra a unos kilómetros del cuartel general de dicho gobierno, instalado en la base naval de Trípoli.

La AFP contactó por teléfono con tres altos responsables de seguridad que no contestaron.

Estos combates son los primeros en las capital libia desde la llegada del gobierno de unión a la ciudad, el pasado 30 de marzo.

La policía intenta recuperar el control de Trípoli y ha desplegado más hombres en las calles desde la llegada del gobierno de unión, pero las milicias de Trípoli siguen armadas e instaladas en la ciudad.

Los diplomáticos extranjeros que han pasado esta semana propusieron su asistencia para ayudar a la policía a restablecer la seguridad.

Los ministros de Exteriores alemán y francés, Frank Walter Steinmeier y Jean-Marc Ayrault, realizaron una visita sorpresa el sábado para expresar su apoyo al gobierno de unión con la esperanza de que contribuya a acabar con el caos en ese país, donde aumenta la amenaza yihadista.

País rico en petróleo situado a 300 km de las costas europeas, Libia está sumida en el caos desde la caída del dictador Muamar Gadafi en 2011 por las disputas entre milicias armadas.

El verano de 2014, el país se encontró con dos gobiernos rivales tras la toma de Trípoli por una coalición de milicias, algunas islamistas, nunca reconocidas por comunidad internacional.

Aprovechando las divisiones y la debilidad de las autoridades, el grupo Estado Islámico (EI) se implantó en la ciudad de Sirte, en la costa mediterránea, y reforzó su asentamiento en Libia.

afp_tickers

 AFP internacional