AFP internacional

El congresista republicano, Trey Gowdy, presidente del comité que investiga el asalto a la misión de Estados Unidos el 11 de setiembre de 2012 , durante una conferencia de prensa el 28 de junio de 2016 en Washington

(afp_tickers)

Legisladores republicanos presentaron este martes un esperado informe sobre el asalto mortal a la misión de Estados Unidos en Bengasi (Libia), en el que acusan a la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton de subestimar y malinterpretar la amenaza extremista.

El informe fue cuestionado por los demócratas en la comisión del Congreso encargada de investigar el ataque, quienes denunciaron el matiz electoral en el documento presentado por sus colegas.

"Dejaré que otros comenten este informe, pero creo que está bastante claro que es tiempo de seguir adelante", declaró la propia Hillary Clinton, hoy candidata demócrata a la presidencia.

De su lado, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, también se mostró crítico y afirmó que "las teorías conspirativas que han florecido del lado republicano son fantasías motivadas políticamente".

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, afirmó que "el informe contiene una significativa cantidad de información nueva sobre lo que pasó antes, durante y después del ataque terrorista que mató a cuatro de nuestros conciudadanos".

"Deja claro que los funcionarios en Washington fallaron a nuestros hombres y mujeres en el terreno cuando necesitaban ayuda", añadió.

El congresista republicano Trey Gowdy, que presidió el comité, presentó el informe con un homenaje a los cuatro estadounidenses muertos en el ataque: el embajador Chris Stevens, el funcionario del Departamento de Estado Sean Smith y los contratistas de seguridad de la CIA, Glen Doherty y Tyrone Woods.

"Ahora, simplemente pido al pueblo estadounidense leer este informe, mirar las pruebas que hemos recogido, y llegar a sus propias conclusiones", dijo.

El informe alimenta la interpretación de que el gobierno fue lento para reaccionar ante los riesgos en Libia y se apresuró a relacionarlo con una protesta por la divulgación en Internet de un vídeo antiislámico producido en Estados Unidos.

El documento seguramente contribuirá a aumentar la temperatura en la agria campaña para suceder al presidente de Estados Unidos Barack Obama en la Casa Blanca.

"Bengasi, otro fracaso de Hillary Clinton. Nada parece funcionar como debería con Clinton", tuiteó Donald Trump, candidato republicano a la Casa Blanca, que recientemente había acusado a su rival demócrata de dejar morir al embajador mientras ella "dormía profundamente".

Los republicanos concluyen que el gobierno no fue diligente para proteger la vida de sus funcionarios en Bengasi. "Esperamos que nuestro gobierno haga todo lo posible para salvar la vida de los estadounidenses que sirven en medio del peligro. Eso no sucedió", dijo el representante Mike Pompeo.

Por su parte el departamento de Estado señaló que el documento aporta pocos datos nuevos sobre los hechos ocurridos en septiembre de 2012.

Su portavoz Mark Toner dijo que "los hechos esenciales que rodean a los ataques de 2012 en Bengasi se conocen desde hace algún tiempo", recordando que hay dos investigaciones independientes del gobierno y siete realizadas por comités del Congreso.

El ataque de extremistas en esa ciudad libia, tuvo lugar mientras Obama estaba comprometido en una dura batalla por la reelección contra el republicano Mitt Romney.

Inicialmente las explicaciones oficiales relacionaron el asesinato de los funcionarios estadounidenses, ocurrido justamente en el undécimo aniversario de los ataques del 11 de septiembre de 2001, como una reacción a un vídeo difundido en YouTube.

El informe republicano evidencia que muchos funcionarios del gobierno sabían desde un principio que en realidad se trataba de un "ataque terrorista", planificado.

afp_tickers

 AFP internacional