AFP internacional

Refugiados y migrantes sobre una embarcación de goma llegan a la isla griega de Lesbos el 20 de marzo de 2016

(afp_tickers)

El Consejo de Europa pidió a los Estados miembros que no criminalicen la asistencia a los migrantes irregulares y pidió a los servicios sociales que no entreguen los datos de estas personas, en una lista de recomendaciones publicada este martes.

La Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia (ECRI), un órgano del Consejo de Europa, recomendó a los Estados que prohíban que los servicios sociales comuniquen los datos de las personas en situación irregular a las autoridades a cargo de asuntos migratorios.

"Es necesario que los Estados creen 'cortafuegos' para separar el trabajo de los prestadores de servicios sociales de las actividades para controlar la migración", explicó el secretario general de la institución paneuropea, Thorbjørn Jagland.

Por ejemplo, situaciones, como las que obligan a los médicos a notificar casos sospechosos de estar en situación irregular no deberían conducir a negar a los migrantes el derecho a cuidados médicos, señaló.

El Consejo de Europa advirtió también contra una criminalización de la asistencia social y humanitaria a los migrantes irregulares, que, según Jagland podría incitar la intolerancia y el racismo.

"Es muy contraproductivo para el respeto de los derechos humanos instaurar una 'infracción a la solidaridad'", dijo por su parte, Christian Ahlund, presidente del ECRI.

El organismo destacó que si bien el Tribunal Europeo de Derechos Humanos no garantiza el derecho a entrar y residir en un determinado Estado, si estipula que los Estados deben respetar los derechos humanos de las personas que se encuentran en su jurisdicción, sin importar su situación.

afp_tickers

 AFP internacional