AFP internacional

Una pantalla de televisión muestra el lanzamiento de un cohete norcoreano en Seúl el 22 de junio de 2016

(afp_tickers)

Corea del Norte ensayó este miércoles dos misiles de medio alcance, uno de los cuales recorrió 400 kilómetros, según el Ministerio de Defensa surcoreano.

Los misiles disparados pueden ser de tipo Musudan, con un alcance de entre 2.500 y 4.000 kilómetros y por tanto capaces de golpear las bases estadounidenses de la isla de Guam, en el océano Pacífico, además de Corea del Sur y Japón.

El Departamento de Estado de EEUU no tardó en condenar los ensayos, afirmando que se trata de una violación flagrante de las resoluciones de la ONU, que prohíben a Pyongyang el uso de tecnología balística.

El primer disparo se produjo poco antes de las 06h00 locales (21h00 GMT del martes) y, según parece, fracasó, de acuerdo con el Ministerio de Defensa surcoreano.

Sin embargo, el segundo misil Musudan, lanzado dos horas más tarde desde la misma localización en las costas orientales, sobrevoló 400 kilómetros el mar de Japón.

"Corea del Sur y EEUU están efectuando análisis adicionales", indicó el Ministerio surcoreano en un comunicado, en el que no llega a calificar de éxito el segundo lanzamiento.

Después de cuatro ensayos fallidos del misil Musudan, un lanzamiento exitoso supondría un paso importante para el régimen de Kim Jong-un, que pretende dotarse de una tecnología nuclear capaz de alcanzar Estados Unidos en su territorio continental.

El portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, declaró que estos disparos no harán más que alentar los esfuerzos de la comunidad internacional para hacer frente al programa armamentístico de Pyongyang.

"Tenemos la intención de manifestar nuestra preocupación en la ONU, para reforzar la determinación de la comunidad internacional de que Corea del Norte rinda cuenta de estos actos provocadores", explicó el portavoz.

Por su parte, China, aliada tradicional de Corea del Norte, advirtió del peligro de "cualquier acción que aumente la tensión" y pidió diálogo.

Por su lado, el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, calificó de "intolerable" el ensayo y prometió igualmente una mayor cooperación internacional.

Las resoluciones de la ONU prohíben a Corea del Norte emplear tecnología de misiles balísticos, aunque el régimen comunista no ha dejado de lanzar misiles de corto alcance sobre el mar de Japón.

El Ministerio de Defensa surcoreano denunció en un comunicado "una violación manifiesta de las resoluciones de la ONU", tras el nuevo ensayo de este miércoles.

La situación se ha degradado especialmente en la península coreana desde el cuarto ensayo nuclear norcoreano a comienzos de enero. A éste le siguió en febrero el lanzamiento de un cohete, considerado como un ensayo disfrazado de un misil de largo alcance.

El Consejo de Seguridad de la ONU reaccionó entonces adoptando las sanciones más duras jamás infligidas al régimen de Kim Jong-un.

Estados Unidos anunció mientras tanto a comienzos de mes sanciones destinadas a restringir aún más el acceso de Corea del Norte al sistema financiero internacional, a causa de la "amenaza" que representa.

En un congreso del partido único a comienzos de mayo, el líder norcoreano, Kim Jong-un, propuso personalmente al Sur reanudar el diálogo para calmar la situación.

Seúl rechazó la oferta, al considerar que la propuesta no era sincera, dado que en el mismo congreso, Kim Jong-un se comprometió a mantener el programa nuclear militar de su país.

"No sé si es un éxito, pero sin duda es un progreso. Los tests son ensayos y aprenden en cada vuelo", dijo a la AFP Melissa Hanham, una especialista en armas de destrucción masiva del instituto Middlebury de estudios internacionales de California.

- Lanzamientos "inaceptables" para la ONU -

Los lanzamientos de misiles de medio alcance que realizó Corea del Norte son "una violación flagrante e inaceptable de las resoluciones del Consejo de Seguridad" de la ONU, declaró el miércoles el embajador francés ante la ONU, Francois Delattre, quien preside el Consejo.

El Consejo se reunirá "muy probablemente" la tarde de este miércoles, agregó Delattre, que pidió una "reacción firme y rápida" de esa instancia.

El embajador francés espera que el Consejo publique una declaración unánime de sus 15 miembros condenando los lanzamientos, como lo ha hecho anteriormente.

La puesta a punto de esta declaración podría, sin embargo, tomar algunas horas, hasta días incluso, según diplomáticos, el tiempo que llevará a los miembros del Consejo consultar con sus capitales, en particular en el caso de China, la única aliada de Pyongyang.

Delattre calificó el programa balístico norcoreano como "una grave amenaza para la paz y la seguridad regional e internacional".

"Enfrentados a un riesgo de proliferación, consideramos que la debilidad no es una opción", sostuvo.

afp_tickers

 AFP internacional