AFP internacional

Ted Cruz, candidato presidencial republicano saluda a sus simpatizantes en Colorado Springs en Estados Unidos el 9 de abril de 2016

(afp_tickers)

El demócrata Bernie Sanders y el republicano Ted Cruz derrotaron este fin de semana a los favoritos de sus respectivos partidos en los comicios internos celebrados en Wyoming y Colorado.

Cruz, senador por Texas, se quedó con 34 delegados que estaban en juego en Colorado: 13 en una convención estatal celebrada el sábado y 21 en una serie de comicios en varios condados.

Se trata de la cuarta victoria consecutiva de Cruz ante el favorito Donald Trump, el magnate inmobiliario que puso la campaña patas arriba.

Colorado enviará 37 delegados a la Convención Nacional Republicana a celebrarse en julio, incluyendo tres delegados no comprometidos, que son los tres principales líderes partidarios en el estado.

"Hoy tuvimos otra resonante victoria para los conservadores, republicanos, estadounidenses que se preocupan por el futuro de nuestro país", dijo Cruz en un comunicado.

"Utah, Dakota del Norte, Wisconsin y los increíbles resultados de Colorado esta noche prueban que los republicanos se están uniendo detrás de nuestra campaña porque queremos un líder que ofrezca soluciones reales, que traiga trabajo, libertad y seguridad", agregó.

Pero Trump espera ganar en Nueva York el 19 de abril, y este sábado realizó su primera visita al Memorial de los atentados del 11 de septiembre de 2001, aprovechando la ocasión para denostar a Cruz.

Trump y su esposa, Melania, recorrieron el Memorial junto a su presidente Joe Daniels y jerarcas de la policía y de la Autoridad Portuaria, informó su campaña.

Consultado luego sobre por qué realizó una donación de 100.000 dólares al museo, Trump dijo: "Simplemente tuve ganas de hacerlo", añadiendo que también lo había motivado la despectiva alusión de Cruz a "los valores de Nueva York".

Cruz utiliza esa expresión para sugerir que el magnate es un liberal.

Trump dijo a Fox News: "Escuché (a Cruz) menospreciar a Nueva York. Y pensé que eso (la donación) era lo que debía hacer".

- Sorpresa -

En tanto, Bernie Sanders logró una sorpresiva victoria sobre su rival partidaria, Hillary Clinton, en los caucus (asambleas) de Wyoming, extendiendo su racha ganadora en ocho de las últimas nueve contiendas dentro del Partido Demócrata.

Pese a que el senador por el estado de Vermont venció a Clinton por un 55,7% frente al 44,3%, ambos candidatos lograron siete delegados cada uno, debido a las normas partidarias que imperan en este estado de impronta republicana.

Eso significa que Sanders apenas afectó la ventaja de más de 200 delegados que ostenta Clinton.

Sanders, quien se autocalifica de "socialista democrático", logra con esta victoria mantener el ritmo, a medida que se aproxima la crucial primaria de Nueva York, el 19 de abril.

Clinton, que fue senadora por ese estado, sigue siendo la clara favorita para obtener la candidatura presidencial para las elecciones de noviembre, pero Sanders ha tomado impulso al lograr varias victorias en las últimas semanas.

Al hablar ante partidarios en Nueva York, Sanders cortó su discurso para decir en medio de aplausos: "Está bien. Boletín de noticias. Acabamos de ganar Wyoming".

Sanders -quien se enfrentó a Clinton en torno al comercio y el escándalo de los "Panama Papers" esta semana- dijo en el mismo acto que seguía desconcertando a los escépticos.

"Creo que es justo decir que cuando comenzamos esta campaña era considerado un candidato marginal", dijo.

"Creo que es muy justo decir que estábamos muy, muy por detrás durante la primera mitad de esta carrera, pero estamos teniendo -por decir lo mínimo- una muy fuerte segunda mitad, y nos estamos acercando muy rápido", añadió el senador, de 74 años.

Sin embargo, debe haber un giro notable para que Sanders pueda arrebatarle la nominación a la ex secretaria de Estado y ex primera dama, que llega a las primarias de Nueva York como gran favorita para extender su ventaja.

Nueva York, la mayor ciudad estadounidense y una de las más diversas, cuenta con una demografía que sirve de base de apoyo a Clinton entre los adinerados y las minorías.

Clinton aventaja a Sanders con un 54% frente al 42% entre los probables votantes demócratas en Nueva York, según encuestas de la Universidad Quinnipiac.

Sanders, nacido en Brooklyn y ha llamado nada menos que a una "revolución", atrae en particular a los jóvenes, pero tiene un pobre desempeño en particular entre la comunidad negra.

Este domingo Sanders se refirió al conflicto de Oriente Medio y a la postura de EEUU, cuando al ser interrogado por Jake Tapper, de la cadena CNN, reclamó una política "más equilibrada" de EEUU y criticó la acción militar "desproporcionada" adoptada por Israel en el conflicto de 2014 en Cisjordania.

"La única manera en que tengamos éxito (en Oriente Medio) es que Estados Unidos juegue un rol en el que por supuesto apoyaremos a Israel, pero no podemos ignorar las necesidades del pueblo palestino", indicó Sanders.

afp_tickers

 AFP internacional