AFP internacional

El presidente de Petrobras Aldemir Bendine (2-izq.) participa en una rueda de prensa en la sede de la estatal, en Río de Janeiro, el 29 de junio de 2015

(afp_tickers)

La policía brasileña arrestó el jueves a Jorge Zelada, exdirector del área internacional de la estatal Petrobras, en el marco de la megacausa por sobornos y lavado de dinero para financiar partidos políticos que golpeó a la mayor empresa del país.

Además de la orden de prisión preventiva para Zelada, las autoridades realizaron búsquedas de documentos en Rio de Janeiro y en la vecina ciudad de Niteroi, del otro lado de la Bahía de Guanabara, para investigar "delitos de corrupción, fraude en licitaciones, desvío de fondos públicos, evasión de divisas y lavado de dinero", dijo en un comunicado la policía federal del estado de Paraná (sur), donde se tramitan la mayoría de los casos del "Petrolao" que no involucran políticos con fueros, que son responsabilidad de la Corte Suprema en Brasilia.

"Tenemos fuertes indicios de que (Zelada) recibió valores por la celebración de contratos por el alquiler de sondas, un área en la que tenemos indicios desde hace mucho tiempo que era muy importante para la investigación de corrupción porque son valores que alcanzan los 500.000 dólares a un millón de dólares por día", dijo el procurador Carlos dos Santos Lima en una rueda de prensa.

El fiscal señaló que ya había unos 10 millones de euros bloqueados en esta causa y que habían detectado nuevos movimientos de fondos desde Suiza hacia Mónaco e incluso China.

Zelada es el cuarto exdirector de Petrobras arrestado en esta megacausa, además de los presidentes de las constructoras Odebrecht y Andrade Gutierrez y el extesorero del gobernante Partido de los Trabajadores (PT, izquierda). Al igual que los otros detenidos será trasladado a Curitiba, capital de Paraná, donde quedará a disposición de la Justicia.

Los otros exdirectores detenidos son Néstor Cervero, exjefe del área internacional (como Zelada), condenado a 5 años de prisión por lavado de dinero; Renato Duque, exdirector de servicios, y Paulo Roberto Costa, exdirector de abastecimiento y una figura clave cuyos testimonios fueron vitales para que la fiscalía descubra cómo funcionaba la red.

Costa, junto con Pedro Barusco, un exgerente de servicios que confesó públicamente haber acumulado casi 100 millones de dólares en sus cuentas en Suiza, están colaborando a cambio de la reducción de sus sentencias.

La confabulación de empresarios, directivos de la petrolera y políticos costó más de 2.000 millones de dólares en pérdidas a Petrobras, de acuerdo con el balance 2014.

Según la fiscalía, 16 empresas formaron un "club", entre ellas las constructoras Odebrecht y Andrade Gutierrez cuyos presidentes también fueron encarcelados, para definir quién ganaría cada licitación y a qué precio. Las cotizaciones recibían el visto bueno de los directivos de Petrobras, que cobraban sobornos de entre 1% y 3% del valor de los contratos y luego distribuían parte de lo recaudado a partidos políticos.

La causa es conocida también como "Operación Lava Jato (lavadero de autos), nombre que las autoridades dieron al primer proceso que destapó el escándalo, y tiene bajo investigación a más de 30 legisladores y a dos gobernadores en funciones.

Recientemente, la presidenta Dilma Rousseff negó haber recibido fondos ilegales de Petrobras para su campaña 2014, luego de que se filtrara a la prensa local la supuesta confesión del empresario de la construcción Ricardo Pessoa, que trabajó con Petrobras.

Pessoa, que está detenido, habría detallado "cómo financió campañas al margen de la ley", según publicó la revista Veja.

AFP

 AFP internacional