Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente sirio, Bashar al Asad (izq.), durante una entrevista a un medio belga en Damasco, el 7 de febrero de 2017

(afp_tickers)

El régimen sirio dijo estar dispuesto a intercambiar presos en sus cárceles por rehenes de los rebeldes, unos días antes de las conversaciones de paz de Kazajistán, informó este lunes la agencia oficial Sana.

"El Gobierno asegura que está dispuesto (...), en el marco de los esfuerzos en vista de la próxima reunión de Astaná, a intercambiar detenidos por hombres, mujeres, niños, civiles y militares secuestrados por grupos terroristas", anunció la agencia.

"Terrorista" es el término que utiliza el Gobierno para referirse a todos sus oponentes.

El régimen de Damasco y grupos rebeldes armados han sido invitados de nuevo a mantener conversaciones de paz el 15 y 16 de febrero en Astaná, después de una primera ronda el mes pasado bajo la dirección de Rusia e Irán -aliados de Damasco-, y de Turquía -aliado de los insurgentes-.

De acuerdo con la agencia Sana, que cita a una fuente gubernamental, la disposición de las autoridades llega después del "éxito (...) del Estado sirio en la liberación de un gran número de civiles y militares secuestrados por los grupos terroristas".

El miércoles pasado, 57 civiles, 19 de ellos niños, todos originarios de Latakia (oeste) y raptados por los rebeldes en 2013, fueron intercambiados por 55 prisioneros, en su mayoría mujeres y ocho menores.

Los medios oficiales han difundido imágenes del presidente sirio, Bashar al Asad, y de su esposa, Asma, recibiendo a los rehenes.

El anuncio de Damasco se produce también después de que Amnistía Internacional publicara un impactante informe acusando al régimen de haber ahorcado en cinco años a cerca de 13.000 prisioneros de una cárcel, un documento calificado por las autoridades de "totalmente falso".

Los diálogos de Astaná están previstos apenas unos días antes de otras negociaciones bajo la dirección de la ONU en Ginebra para intentar poner solución a un conflicto que ha dejado en casi seis años más de 310.000 muertos.

AFP