AFP internacional

Una imagen de una entrada para los Juegos Olímpicos el 20 de junio de 2016 en Rio de Janeiro

(afp_tickers)

La policía brasileña informó el lunes que detuvo en delito flagrante a un irlandés cuya empresa revendía ilegalmente a precios elevadísimos entradas para los Juegos Olímpicos de Rio, así como a 10 brasileños que revendían boletos comprados con tarjetas de crédito clonadas.

La policía precisó en un comunicado que detuvo al irlandés Kevin James Mallon, "uno de los directores de la empresa inglesa THG, cuyo presidente James Sinton fue preso en 2014 por estar involucrado en la 'mafia de los ingresos' para la Copa del Mundo" en Brasil.

"Hubo un trabajo de inteligencia para desarticular una cuadrilla internacional de cambistas" y Mallon fue arrestado el viernes 5, día de la inauguración de los Juegos, precisó la nota. Una intérprete de la empresa THG también fue detenida.

La policía indicó que se incautó 781 ingresos "que eran comercializados por valores altísimos". THG vendía entradas para la ceremonia inaugural por 8.000 dólares, cuando el precio oficial más alto era de 1.300, explicó el inspector Ricardo Barbosa en una conferencia de prensa.

Mallon fue detenido en un hotel de Barra da Tijuca, en la zona oeste de Rio, cuando vendía los ingresos a unos 20 compradores que también fueron conducidos a la comisaría para declarar.

THG vendía "plazas particulares para eventos muy demandados como la final del fútbol, las ceremonias de apertura y de cierre de los Juegos. Estas entradas pueden tener un valor enorme. Con estos ingresos la empresa hubiera podido ganar 10 millones de reales (3,15 millones de dólares)", dijo Barbosa.

Según el policía Aloysio Falcao, cuando los compradores adquirían los ingresos "se les decía que la entrega sería en un cóctel en el Hotel Copacabana Palace, pero cuando llegaban a Rio se daban cuenta de que no era allí sino en un apart hotel en Barra donde había unos saladitos".

THG fue la empresa responsable por la venta oficial de ingresos para Londres-2012, pero no estaba autorizada a vender entradas para Rio-2016. THG compraba las entradas a otra empresa que sí estaba autorizada, precisó G1.

Durante la Copa del Mundo de 2014 en Brasil, Sinton fue arrestado en un hotel de Rio y acusado de revender ilegalmente entradas para los partidos a través de paquetes VIP. El empresario pagó entonces una multa y salió rápidamente del país.

La policía civil detuvo asimismo a una banda de 10 brasileños que clonaba tarjetas de crédito para comprar entradas en el sitio de Rio-2016 y luego las vendía mucho más baratas.

La gran mayoría fue arrestada en el entorno del estadio Maracaná el 5 de agosto, poco antes del comienzo de la ceremonia inaugural, dijo el comisario Hilton Alonso a periodistas.

Además, el domingo fueron detenidos 40 cambistas "del lado de afuera del Parque" Olímpico, dijo el lunes Donovan Ferreti, director de ingresos de Rio-2016, citado por el portal GloboEsporte.

afp_tickers

 AFP internacional