AFP internacional

Un contingente militar de Cabo Verde el 5 de diciembre de 2004 en Ouidah, Benín

(afp_tickers)

Un joven militar de Cabo Verde sospechoso de haber matado a once personas, entre ellas dos españoles, fue detenido el miércoles en un barrio de la capital, informaron medios de comunicación locales.

El hombre, de 23 años, fue detenido a media tarde (hora local). La radiotelevisión pública RTCV difundió fotos del sospechoso, con el torso desnudo y con señales de golpes en el rostro.

"El presunto autor del odioso crimen cometido en Monte Tchota fue detenido", anunció el primer ministro Ulisses Correia e Silva en un comunicado, enumerando los nombres de los once muertos en un centro de telecomunicaciones custodiado por el ejército en el norte de la capital, Praia.

Correia saludó la actuación de "la policía nacional, la policía judicial y las fuerzas armadas, cuya rápida intervención permitió la captura del presunto autor del asesinato de once personas", sin nombrarlo ni recordar su pertenencia al ejército.

Según los medios de comunicación caboverdianos, el sospechoso intentó robar un taxi pero el conductor logró reducirlo con la ayuda de otros civiles tras una intensa lucha, que finalizó minutos más tarde con la llegada de la policía.

Se encontraba armado pero no pudo resistir ante las fuerzas de seguridad que lo transportaron a un puesto de la policía nacional, según la prensa.

Fueron decretados dos días de duelo a partir de este miércoles y el presidente Jorge Carlos Fonseca, así como el primer ministro Correia, anularon su participación en las tradicionales festividades de la isla de Fogo.

Varios medios publicaron la identidad del presunto asesino y su edad, puesto que habría reconocido los hechos ante su familia y también dijo que había llamado por su nombre a cada una de las víctimas antes de matarlas, para luego huir.

Se trata de once hombres, de entre 20 y 51 años de edad: ocho militares y tres civiles, entre ellos dos técnicos españoles.

afp_tickers

 AFP internacional