AFP internacional

Un empleado de la empresa de ferrocarriles Amtrak cierra el acceso a la estación de Highland Avenue, en Chester (Pensilvania, EEUU), después del accidente del 3 de abril de2016

(afp_tickers)

Un choque entre un tren con 341 pasajeros a bordo y una excavadora cerca de Filadelfia provocó el domingo dos muertos y la suspensión del servicio en el corredor noreste de Estados Unidos, informó la compañía ferroviaria Amtrak.

Decenas de personas resultaron heridas en el accidente, que tuvo lugar en Chester, Pensilvania, poco después de las 8H00 (12H00 GMT).

El accidente ocurrió después de que "un vehículo quedó atascado en las vías", dijo Travis Thomas, comisario de bomberos de Chester, en una rueda de prensa. "Hubo dos decesos, pero no eran pasajeros del tren", agregó Thomas, quien se negó a aportar información sobre las víctimas. No obstante, los medios locales indicaron que el tren, que cubría la ruta entre Nueva York y Savannah (Georgia, sureste) cuando se produjo el choque, causó la muerte de dos trabajadores de la construcción.

El accidente provocó el descarrilamiento de la locomotora del tren, que transportaba a 341 pasajeros y siete tripulantes.

Stephen Gardner, portavoz de la empresa ferroviaria Amtrak, dijo que unos funcionarios de la Oficina Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB, por su sigla en inglés) se dirigían al lugar del accidente para sumarse a las pesquisas. "La NTSB proporcionará toda la información adicional sobre el accidente," dijo Gardner, quien agregó que se iba a intentar reparar la vía para reanudar el servicio "lo antes posible".

El servicio de trenes fue suspendido a lo largo de unos 50 kilómetros, desde Filadelfia a Wilmington, Delaware, informaron unos funcionarios de Amtrak.

"Las informaciones iniciales indican que algunos pasajeros son atendidos por sus heridas", señaló la empresa, que agregó que "los servicios de emergencia locales están en el lugar y la investigación está en curso".

- "Mamá, alguien murió en el tren" -

Thomas dijo luego que 35 personas fueron atendidas en el hospital por heridas que no implican riesgo de muerte. "Las personas son enviadas de regreso a Filadelfia, donde se reunirán con su equipaje", agregó.

Wilson Holmes, un pasajero de 15 años, acababa de visitar a su madre el fin de semana y regresaba a la escuela en Carolina del Norte, donde vive con su padre, cuando ocurrió el accidente. "Estábamos en el tren y todo iba bien (...) Entonces salimos del carril y hubo una gran explosión. Después hubo fuego. Las ventanas estallaron", dijo Holmes a la televisión local. "Algunas personas sufrieron cortes, y luego la gente comenzó a correr", agregó.

Su madre, Monica Holmes, lo había dejado en la estación media hora antes del accidente y regresó rápidamente a la terminal al recibir la llamada de su hijo para contarle el accidente. "Lo dejé en la estación a las 07H30 pensando que estaba en camino de regreso con su padre", señaló la mujer. "Me llamó y me dijo: 'Mamá, alguien murió en el tren. Era un trabajador de la construcción'. Se me comprimió el corazón", agregó. "Solo le agradezco a dios que él está bien y rezo por las familias que sufrieron una pérdida. No puedo imaginarlo", dijo.

afp_tickers

 AFP internacional