AFP internacional

Las banderas de Puerto Rico y Estados Unidos flamean en San Juan el 8 de febrero de 2015

(afp_tickers)

Un acuerdo entre dirigentes de los dos partidos estadounidenses permitió enviar a la Cámara de Representantes un nuevo proyecto de ley para resolver la crítica situación económica de Puerto Rico, dijeron este jueves fuentes oficiales.

"Estamos satisfechos de que haya llegado a Cámara de Representantes un proyecto de ley que incluye herramientas de reestructuración [de deuda] a Puerto Rico, que son amplias y que pueden funcionar", manifestó en una nota el secretario estadounidense del Tesoro, Jacob Lew.

Agregó que el nuevo proyecto es "un paso positivo en la dirección correcta", e instó a los legisladores a que "actúen sin demoras".

Esta iniciativa debería permitir "poner fin a la crisis de deuda de Puerto Rico, que ya muestra señales se estar convirtiéndose en una crisis humanitaria", señaló.

Lew lamentó que el texto acordado entre demócratas y republicanos haya excluido sugerencias presentadas por el Tesoro, en especial sobre medidas para promover el crecimiento económico, pero indicó que se trata de un "compromiso difícil pero justo".

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados, Paul Ryan, dijo a la prensa que "es la solución más responsable para la crisis porque ofrece a Puerto Rico un camino a una reforma real" y, al mismo tiempo, evita un rescate a costillas de los contribuyentes estadounidenses.

De acuerdo con Ryan, la respuesta del Congreso requería atención a principios básicos, "el primero de ellos es la protección de los contribuyentes de un rescate. Ahora, demócratas y republicanos se han unido para que el Congreso pueda atender a la crisis".

El pasado 2 de mayo, Puerto Rico dejó de pagar 367 millones de dólares en obligaciones, parte de una descomunal deuda de 70.000 millones de dólares. El 1 de junio la isla podía incurrir en un impago de cerca de 2.000 millones de la moneda estadounidense.

Por ser un estado libre asociado y no un estado de la unión estadounidense, Puerto Rico fue excluido en 1984 del capítulo 9 de la ley de bancarrota de Estados Unidos, lo que implica que no tiene autonomía para reestructurar su deuda.

El proyecto de ley acordado, de 148 páginas y presentado por el legislador republicano Sean Duffy, establece la creación de un cuerpo supervisor de siete miembros que deberá aprobar planes fiscales y presupuestos, someter recomendaciones al gobierno de Puerto Rico y emitir certificados de reestructuración.

La legisladora Nancy Pelosi, líder del bloque demócrata en la Cámara, expresó su expectativa de que el proyecto "pase rápidamente" por las comisiones respectivas para su aprobación.

"Tres millones de estadounidenses en Puerto Rico enfrentan una desesperadora emergencia fiscal y de deuda pública que amenaza su economía, sus comunidades y sus familias. Sólo el Congreso puede proporcionar a Puerto Rico las herramientas para salir de esta crisis", señaló.

La isla se debate hoy entre una deuda de 72.000 millones de dólares y una violenta recesión tras haber agotado un modelo económico basado en una cascada de ventajas fiscales.

Vigente entre 1976 y 2006, esa política ofrecía a las empresas estadounidenses instaladas en Puerto Rico no pagar ni un centavo al fisco estadounidense por las ganancias obtenidas en la isla.

Con el fin del sistema de exoneración fiscal sucesivos gobiernos emitieron deuda para cubrir el creciente déficit. La recesión que ya dura una década motivó además un verdadero éxodo hacia Estados Unidos, agravando aún más los problemas económicos de la isla.

afp_tickers

 AFP internacional