AFP internacional

Peatones en Washington, Estados Unidos, el 5 de febrero de 2016

(afp_tickers)

La Casa Blanca anunció el miércoles la extensión del beneficio de pago de horas extras a 4,2 millones de trabajadores obligados a jornadas laborales más largas por salarios relativamente bajos.

Desde el 1 de diciembre quienes ganan hasta 47.476 dólares anuales deberán cobrar horas suplementarias si trabajan más de 40 horas semanales. Actualmente ese beneficio es para los que ganan hasta 23.660 dolares.

El piso de ese beneficio será actualizado cada tres años.

La nueva norma laboral significará un aumento global de 1.200 millones de dólares anuales para los asalariados que cobran por mes, dijo la Casa Blanca. Además permitirá evitar que haya empleados que trabajen en forma "gratuita", dijo el miércoles el secretario de Trabajo Thomas Perez.

La Casa dijo querer compensar la muy lenta mejora de los salarios registrada en las últimas décadas tras no haber podido conseguir aumentar el salario mínimo federal debido a la oposición del Congreso.

Según la Casa Blanca, la cantidad de beneficiados con el pago de horas extras ha ido cayendo debido a restricciones: en 1975 el 62% de los trabajadores tenían ese derecho y actualmente solo el 7%.

Las nuevas normas molestan en los medios empresariales en donde se estima que muchos empleadores pueden tentarse a reducir la cantidad de horas trabajadas y, finalmente, la remuneración de los asalariados.

"Con el potencial riesgo de una baja de las horas de trabajo y la pérdida de beneficios relacionados con el trabajo a tiempo completo, como bonos y otras formas de remuneración, las familias caerán en la incertidumbre", dijo en su sitio de Internet la federación que agrupa a las empresas minoristas estadounidenses.

afp_tickers

 AFP internacional