AFP internacional

Edificios en el centro de Los Angeles el 17 de mayo de 2016

(afp_tickers)

El crecimiento económico de Estados Unidos fue revisado levemente al alza en el primer trimestre pero algo menos de lo esperado por los analistas, según la segunda estimación del Departamento de Comercio divulgada este viernes.

El Producto Interior Bruto (PIB) estadounidense progresó un 0,8% de enero a marzo en proyección anual y con datos corregidos de variaciones estacionales, contra un 0,5% anunciado en la primera estimación.

Los analistas esperaban una revisión al alza de un 1%.

Aún así, los economistas dicen que el crecimiento en el actual trimestre abril-junio es suficientemente firme como para compensar la morosidad de comienzos de año y creen que Estados Unidos seguirá creciendo a ritmo sólido el resto del año a diferencia de otras grandes economías.

En la mitad del segundo trimestre, las estimaciones públicas y privadas proyectaban un crecimiento a ritmo anual de entre 2,5 y 3,0%

Asimismo, miembros de la Reserva Federal sostuvieron que los datos del primer trimestre subestiman la fortaleza de la economía.

"Datos más recientes señalan un desempeño algo mejor en el segundo trimestre que el ritmo de 2,5% de nuestras predicciones", dijo Jim O'Sullivan, analista de High Frequency Economics.

Para el trimestre enero-marzo, los datos revisados mostraron en gran medida las mismas debilidades de la estimación previa que se basó en datos menos completos.

El principal factor de enlentecimiento fue un significativo declive de las inversiones en construcción y equipamientos.

Eso está parcialmente vinculado a la contracción del sector de la energía; especialmente en las áreas de gas y petróleo tras el desplome de los precios del oro negro.

Pero además, hubo un menor crecimiento del consumo a pesar de la sostenida creación de empleos.

Lo que mejoró en la nueva estimación del PIB estadounidense fue el crecimiento de los inventarios de las empresas y la construcción de viviendas. Ambos aumentaron más de lo que se pensaba originalmente.

La revisión al alza no dice mucho sobre el repunte de la economía en el actual segundo trimestre.

La caída de la industria de la energía y el dólar fuerte sumado a economías extranjeras más débiles, golpean a las exportaciones estadounidenses, aunque no tan severamente como antes.

Las inversiones de las empresas seguirían siendo limitadas. El Departamento de Comercio dijo que los beneficios de las corporaciones crecieron un mero 0,3% en el primer trimestre luego de dos caídas consecutivas y que habían caído 5,8% hace un año.

afp_tickers

 AFP internacional