AFP internacional

La Asamblea Nacional francesa, en París, iluminada el 26 de julio de 2016 con los colores de la bandera en honor a las víctimas del ataque contra una iglesia en Saint-Etienne-du-Rouvray

(afp_tickers)

Adel Kermiche, uno de los yihadistas que degolló el martes a un cura en una iglesia en Francia, era un joven francés de 19 años con trastornos de conducta, obsesionado con Siria.

Adel Kermiche nació el 25 de marzo en Normandía, una región del noroeste de Francia, donde tuvo lugar el ataque. Según sus vecinos y allegados, viene de una familia numerosa, sin problemas.

Su familia, de origen argelino, había señalado su radicalización y estaba preocupada por el camino que estaba tomando este joven, según un representante musulmán de la ciudad.

Según el diario francés Le Monde, fue seguido por un psicólogo desde los seis años y en su adolescencia estuvo varias veces hospitalizado, incluyendo 15 días en una unidad psiquiátrica.

Descrito como un "niño hiperactivo", fue excluido de la escuela a los 12 años por "problemas de comportamiento".

Kermiche era una verdadera "bomba de tiempo", según el testimonio de un joven de su barrio, citado por el diario Le Parisien.

"Hablaba sobre el islam, decía que iba a hacer cosas como ésta (...) Pero no le creí, decía muchas cosas", contó un adolescente de su barrio a la radio francesa RTL.

Según su testimonio, a Kermiche le "lavaron el cerebro".

- Obsesión siria -

Kermiche vivía con sus padres en una pequeña casa ubicada a menos de dos kilómetros de la iglesia en donde, junto a otro atacante aún no identificado, tomó seis rehenes durante una misa, antes de degollar a un cura y herir de gravedad a un feligrés.

El joven llevaba un brazalete electrónico, ya que, aunque nunca fue condenado por la justicia, estaba fichado por los servicios antiterroristas desde 2015 y fue inculpado en marzo y mayo de 2016 por haber intentado viajar a Siria dos veces.

"Ya no lo soportábamos. Solo hablaba de Siria y de su sueño de matar a soldados de Bashar" Al Asad, contó el mismo joven al diario Le Parisien.

Después de su primer intento de viajar a Siria, en marzo de 2015, fue detenido en Alemania y devuelto a Francia. "Regresó al barrio y presumía" sobre esto, dijo a la AFP Mohamed, un vecino.

"Todo el mundo lo conocía en la ciudad, sabíamos que quería volver" a intentarlo, añadió.

Probó suerte nuevamente un mes y medio después, pero fue detenido en Turquía. Fue expulsado a Francia, donde fue inculpado por asociación delictiva en relación con una empresa terrorista y puesto en prisión preventiva.

Posteriormente fue puesto bajo arresto domiciliario y llevaba un brazalete electrónico.

Tenía derecho a salir entre las 08H30 y las 12H30 del lunes a viernes, de 14H00 a 18H00 los fines de semana, indicó el fiscal de París, François Molins.

El ataque se produjo durante sus horas de salida.

afp_tickers

 AFP internacional