Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro del PJD, Abdelilah Benkirane, se dirige a la prensa en Rabat, el 7 de octubre de 2016, en Rabat

(afp_tickers)

El gobernante Partido Justicia y Desarrollo (PJD, islamista) obtuvo mayor cantidad de bancas en las legislativas marroquíes y se encamina a ser ratificado por el rey al frente del gobierno, según datos provisorios difundidos la madrugada del sábado por el ministerio del Interior.

Al cabo de una votación en la que sólo participó el 43% de los inscriptos, el PJD logró 99 bancas de las 395 en disputa, pero con buena ventaja sobre la segunda fuerza.

La Constitución marca que el rey nombra como primer ministro al líder del partido que haya tenido mas escaños, aunque carezca de mayoría.

La segunda fuerza más votada fue el Partido Autenticidad y Modernidad (PAM, liberal) con 80 escaños y en tercer lugar Istiqlal, el partido histórico de la lucha por la independencia logró 31 diputados, según datos correspondientes al 90% de los votos.

Otras 93 bancas se repartieron entre otros siete partidos, y quedaban 92 por atribuir, de acuerdo con los datos oficiales preliminares.

El ministro del Interior, Mohamed Hassad destacó el "buen desarrollo" de las elecciones y un escrutinio "transparente", al tiempo que descartó denuncias del PJD según las cuales funcionarios del ministerio del Interior habían tratado de favorecer al opositor PAM.

"Pese a las críticas del partido ganador, hemos respetado las directivas de Su Majestad (el rey Mohamed VI) y nos mantuvimos neutrales respecto de todas las fuerzas políticas", dijo el ministro

Los islamistas habían denunciado "abusos" y tentativas de fraude y la prensa local dió cuenta que un candidato del (PJD) había sido agredido a la salida de un colegio electoral.

- 'Creciente islamización' -

El PJD consiguió una victoria histórica en noviembre de 2011, varios meses después de que el rey Mohamed VI llevara a cabo una revisión constitucional para apaciguar "el movimiento del 20 de febrero", surgido a raíz de la Primavera Árabe.

Este partido es la única formación islamista que se encuentra en el poder en un país de esta región.

Liderada por el carismático primer ministro, Abdelilah Benkirane, se basa en la clase media urbana y en militantes muy bien organizados y se presentó a las elecciones pidiendo un segundo mandato para "continuar la reforma", con la "referencia" islámica siempre de trasfondo.

El PAM, que hizo campaña denunciando una "creciente islamización" de la sociedad, está más bien implantado en zonas rurales y entre los notables, se presentó como "defensor de las libertades" y de la condición femenina.

El Istiqlal, partido histórico de lucha por la independencia, asociado hasta 2013 a la coalición gubernamental, quedaba como tercera fuerza.

Los electores votaron por una lista local y otra nacional compuesta únicamente por mujeres y jóvenes que asegura su representación en el parlamento, según un sistema de cuotas.

En las papeletas de voto, los símbolos permiten identificar a cada partido, en un país donde un tercio de la población es analfabeta: un tractor para el PAM, un candil para el PJD, un camello, un paraguas, un avión, un sol o incluso un elefante para las otras formaciones.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP