AFP internacional

Un miembro de las Fuerzas Democráticas Sirias grita mientras patrulla una calle en Manbij, exbastión yihadista del grupo Estado Islámico (EI), en el norte del país, el 7 de agosto de 2016

(afp_tickers)

El grupo yihadista Estado Islámico liberó a cientos de civiles que había tomado como escudos humanos durante la retirada de su bastión estratégico de Manbij (norte de Siria), mientras bombardeos sirios y rusos y ataques rebeldes en la zona de Alepo se cobraron la vida de 51 civiles el sábado.

Los últimos yihadistas abandonaron el viernes Manbij, una ciudad estratégica para el abastecimiento de la organización extremista y situada entre Turquía y los territorios bajo su control en Siria.

Se trata de la derrota más importante del grupo a manos de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una coalición de combatientes árabes y kurdos apoyados por Estados Unidos.

Además de la importancia estratégica para el abastecimiento de los yihadistas, Estados Unidos calificó a Manbij de base logística para la salida de los combatientes del EI hacia Europa, donde el grupo reivindicó varios atentados.

Expulsados de Manbij, que controlaban desde 2014, tras una batalla de más de dos meses, los yihadistas habían tomado con ellos a casi 2.000 civiles como escudos, incluyendo niños.

Entre ellos "figuran habitantes que fueron utilizados como escudos pero también muchos que decidieron salir voluntariamente de la ciudad por miedo a represalias" de las FDS, explicó Rami Abdel Rahman, director del OSDH.

Varios cientos "se encuentran ahora en libertad", precisó el OSDH, una organización con sede en Londres que dispone de una amplia red de fuentes en Siria.

- 'Ya no hay yihadistas' -

Una fuente de las FDS afirmó por su parte a la AFP que "parte de los civiles pudo escapar por la carretera que conduce a Jarablus [bastión del EI al norte de Manbij]", mientras que "otros fueron puestos en libertad". Se desconoce si todos los civiles secuestrados fueron liberados.

Cuando sus adversarios intentan tomar las ciudades que controlan, los combatientes del EI utilizan a los civiles como escudos humanos, ya sea escondiéndose entre ellos para evitar los bombardeos o tomándolos como rehenes.

Las FDS lograron controlar el 6 de agosto Manbij, pero un puñado de yihadistas resistió durante una semana. El sábado el OSDH y una fuente de las FDS confirmaron la salida de todos los combatientes del EI.

"Ya no hay ningún combatiente del EI", indicó la fuente de las FDS. "Ya no hay ni yihadistas, ni partidarios del grupo. Se marcharon todos", indicó a la AFP Abdel Rahman.

La televisión Kurdistan24, con sede en Erbil (Irak), difundió imágenes de civiles alborozados en la ciudad, de mujeres en niqab besando a combatientes kurdos y de otras mujeres sonrientes con el rostro descubierto portando a sus bebés.

Ante la cámara, una mujer quema un largo vestido negro impuesto a las habitantes por los yihadistas, mientras que los hombres se cortan la barba con tijeras. El EI prohíbe a los hombres afeitarse la barba en las zonas bajo su control en Siria e Irak.

"La batalla fue muy dura", afirmó una fuente kurda a la AFP. "Y los yihadistas habían minado (...) la ciudad".

"Un combatiente de las FDS entró el viernes en una casa, donde había un zapato sobre un ejemplar del Corán. Cuando lo quitó, se produjo una explosión y lo mató", cuenta esta fuente.

El corresponsal de la AFP había constatado estas últimas semanas enormes destrucciones en la ciudad, blanco especialmente de los bombardeos de la coalición internacional antiyihadista encabezada por Estados Unidos.

Las FDS son una de las principales fuerzas antiyihadistas en Siria, donde la guerra ha matado desde 2011 a más de 290.000 personas y ha obligado a millones a abandonar sus hogares.

El EI, responsable de atrocidades como secuestros, violaciones o decapitaciones, continúa controlando vastas regiones del norte sirio.

- Decenas de victimas -

En otro frente del conflicto, en Alepo y otros sectores de la provincia de Idleb (noroeste), controlada en gran parte por los rebeldes, al menos 51 civiles, entre ellos niños, murieron, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Al menos 42 personas murieron en bombardeos sirios o rusos, y otras 9 en ataques rebeldes contra sectores de Alepo bajo control del régimen.

afp_tickers

 AFP internacional