AFP internacional

Una mujer indígena pide limosna con su hijo en una calle del centro histórico de Ciudad de Guatemala el 31 de mayo de 2014

(afp_tickers)

El ingreso de remesas familiares a Guatemala desde el exterior creció 18,9% en el primer semestre de este año, mientras que las deportaciones de Estados Unidos se estancaron, informaron este jueves fuentes oficiales.

El Banco de Guatemala (Central) reveló en su página de internet que de enero a junio pasados ingresaron al país 3,512 millones de dólares, superior a los 2,955 del mismo lapso de 2015.

El documento revela que en los últimos cuatro meses (marzo a junio), las divisas por remesas superaron los 600 millones de dólares mensuales, mientras que en todo el año pasado no se alcanzó ese cifra.

El año pasado Guatemala registró un incremento histórico de las remesas familiares, que alcanzaron los 6.284,9 millones de dólares, según el Banguat.

Las remesas familiares son uno de los pilares de la economía guatemalteca, equivalente a la mitad de los ingresos por exportaciones.

En tanto, la Dirección General de Migración indicó que las deportaciones de guatemaltecos desde Estados Unidos cayeron 0,4% en el primer semestre de 2016 en comparación con el mismo lapso del año anterior.

El organismo detalló en un informe que entre enero y junio pasados, Estados Unidos expulsó a 15.446 guatemaltecos, contra 15.507 en el primer semestre de 2015.

Durante 2015 fueron expulsados de Estados Unidos 31.443 guatemaltecos, 38,5% menos que en 2014, cuando fueron deportados 51.157, el mayor nivel del que se tiene registro.

A inicios de año, autoridades guatemaltecas encendieron alarmas ante un posible aumento en las deportaciones de centroamericanos desde Estados Unidos por los operativos contra migrantes con orden de expulsión.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Atención al Migrante de Guatemala, alrededor de 1,5 millones de guatemaltecos viven en Estados Unidos y solo entre 300.000 y 400.000 tienen residencia legal.

afp_tickers

 AFP internacional