AFP internacional

El presidente de China, Xi Jinping, en una rueda de prensa en Varsovia el 20 de junio de 2016

(afp_tickers)

El Partido Comunista Chino (PCCh) reforzará el control sobre sus juventudes, que a partir de ahora estarán directamente bajo el mando del presidente, Xi Jinping, anunciaron medios de comunicación oficiales.

Según los observadores, esta decisión es un ataque contra los reformadores aliados del primer ministro, Li Keqiang.

El plan del Comité central del PCCh prevé reducir drásticamente el número de miembros de la Liga de la Juventud Comunista (LJC) y desplazarlos a "regiones donde puedan incidir mejor en la juventud", informaron el martes por la noche medios gubernamentales.

Los responsables de la LJC tendrán además que pasar la mayor parte de su tiempo "trabajando de verdad con la juventud" y alentado a los jóvenes "a seguir escrupulosamente al partido", advierte el documento oficial citado por la prensa.

De las filas de la LJC, fundada en 1920, han salido algunos de los actuales líderes chinos, como Li Keqiang o el expresidente Hu Jintao, antecesor de Xi.

La organización, que en 2015 contaba con 87 millones de miembros, casi tantos como el Partido Comunista, actúa en realidad como una facción dentro del mismo e históricamente ha sido más favorable a las reformas.

Pero desde hace meses la LJC ha sido duramente criticada por el propio Xi Jinping. "Xi odia a esta facción de la Liga de la Juventud y por eso quiere marginar al primer ministro Li, dejarlo de lado", explicó a la AFP Willy Lam, un analista político de la Chinese University de Hong Kong.

afp_tickers

 AFP internacional