AFP internacional

Matthias Mueller, presidente de Volkswagen, el 22 de junio de 2016 en Hanover

(afp_tickers)

El presidente de Volkswagen, Matthias Müller, pidió disculpas este miércoles a los accionistas del grupo por el escándalo de las emisiones que provocó una severa crisis en el gigante alemán del automóvil.

"En nombre del grupo Volkswagen (...) pido disculpas a ustedes, los accionistas, por haber traicionado su confianza en Volkswagen", declaró en su primer cara a cara con los accionistas nueve meses después de que estallara el 'dieselgate'.

Los responsables del grupo Volkswagen se enfrentaban este miércoles a las preguntas y a las críticas de sus pequeños accionistas en la primera asamblea general del grupo desde que Volkswagen confesó en 2015 haber manipulado los motores de 11 millones de vehículos diésel para que parecieran menos contaminantes de los que en realidad eran.

Todavía quedan muchas incógnitas por despejar sobre el origen y las consecuencias del trucaje a gran escala de motores diésel, que provocó un terremoto dentro del grupo y en todo el sector.

En septiembre de 2015, Volkswagen confesó haber manipulado los motores de 11 millones de vehículos diésel para que parecieran menos contaminantes de lo que en realidad eran.

Cerca de 3.000 accionistas acudieron este miércoles a Hanóver, donde ya han anunciado que harán oír su voz a pesar de que su influencia es limitada porque solo representan el 11% de los derechos de voto.

El resto del capital está en manos de las familia Porsche-Piëch (52%), del estado regional de Baja Sajonia (20%) y del emirato de Catar a través del fondo Qatar Holding (17%).

Ulrich Hocker, presidente de la asociación DSW de protección de los accionistas, augura una asamblea general "muy particular, muy polémica", dijo a la AFP.

La asamblea empezó hacia a las 08H00 GMT y podría continuar hasta muy tarde. Se trata del primer cara a cara entre los pequeños accionistas y el presidente, Matthias Müller, que llegó en septiembre pasado en sustitución de Martin Winterkorn.

El papel de Winterkorn y de los demás dirigentes en el 'dieselgate' todavía no está claro y será uno de los temas de la asamblea. Por el momento, el grupo ha atribuido la responsabilidad del trucaje a un "pequeño grupo de personas" que presuntamente actuó sin conocimiento de la dirección.

- Dividendo "ridículo" -

Varias organizaciones de accionistas, como DSW, critican al grupo por haber tardado en comprender la dimensión del escándalo y en informar a los inversores, que vieron perder cerca del 40% del valor de las acciones a finales del año pasado.

Desde entonces, las acciones se han recuperado un poco, pero desde el escándalo han perdido alrededor de un 25%.

En paralelo, la justicia alemana decidió ampliar sus investigaciones y la fiscalía de Brunswick (norte), que ya investiga un intento de obstaculización de la justicia, estudia ahora la posible manipulación del curso de las acciones por parte de Martin Winterkorn.

Varios grupos de accionistas piden una investigación especial para esclarecer responsabilidades y consideran que la que encargada por Volkswagen a la consultora estadounidense Jones Day, cuyas conclusiones todavía no son públicas, no es independiente.

Si no consiguen una nueva investigación, amenazan con llevar el caso ante los tribunales.

Algunos pequeños accionistas también amenazan con no aprobar la gestión del consejo de vigilancia, una protesta simbólica porque los grandes accionistas apoyarán muy probablemente a la cúpula del grupo.

También hay polémica sobre los sueldos y la competencia de los dirigentes que llevan años en la empresa. La semana pasada, Volkswagen presentó una nueva estrategia centrada en los coches eléctricos y las nuevas formas de movilidad.

El exdirector financiero del grupo, Hans Dieter Pötsch, que pasó a ser presidente del consejo de vigilancia cobrando una prima sustancial, es uno de los dirigentes más criticados.

Ulrich Hocker, presidente de la asociación de accionistas DSW, califica además de "ridículo" el dividendo actual (0,17 euros por acción preferente), que hace un año era de 4,86 euros.

En 2015, Volkswagen tuvo pérdidas por primeras vez en 20 años a causa de las provisiones de 16.000 millones de euros para hacer frente al 'dieselgate'.

afp_tickers

 AFP internacional