AFP internacional

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Rene Dijsselbloem, en la reunión informal del Ecofin en Bratislava el 9 de septiembre de 2016

(afp_tickers)

El presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem, advirtió que "volvió la presión" sobre Grecia, a la que urgió a avanzar en las reformas solicitadas por sus acreedores.

"Hemos perdido mucho tiempo (...) Volvió la presión. Necesitamos realmente algunos avances. El verano terminó y hay que recoger el material de acampada", aseguró Dijsselbloem, a su llegada a una reunión de los 19 ministros de Finanzas de la zona euro en Bratislava.

Atenas y los países de la zona euro acordaron en julio de 2015 un tercer plan de ayuda que prevé la concesión de créditos por un monto de hasta 86.000 millones de euros. Por su parte, Grecia se comprometió a un determinado número de reformas.

Para desbloquear un nuevo tramo de 2.800 millones de euros incluido en el tercer plan, Atenas debe avanzar en estas reformas y, especialmente, en el campo de las privatizaciones y en el sector de la energía.

"A finales de mes, espero que hayamos avanzado. Hay pagos que están vinculados a un cierto número de etapas que deben completarse", subrayó el ministro holandés.

Grecia tiene "hasta finales de septiembre para hacerlo, por lo que todavía tiene tiempo", apuntó por su parte el influyente ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble.

Aunque reconoció que todavía queda "trabajo por hacer", el comisario europeo de Asuntos Económico, Pierre Moscovici, se felicitó por la "intensificación de los esfuerzos de las autoridades griegas" estos últimos días.

Según Moscovici, el ministro griego de Finanzas, Euclides Tsakalotos, aseguró que la puesta en marcha de estas reformas terminaría a finales de mes.

Los responsables de Finanzas de la zona euro se reúnen en Bratislava, mientras el primer ministro griego, Alexis Tispras, acoge una reunión de dirigentes de los países del sur de Europa, entre ellos el francés François Hollande y el italiano Matteo Renzi, para hacer frente común en temas presupuestarios y migratorios.

El jefe de gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, canceló hace unos días su participación en la cumbre, en la que sería el único líder conservador junto al presidente chipriota. No obstante, mostró su apoyo al encuentro.

Preguntado sobre esta reunión en Atenas, el conservador Schäuble rechazó hacer declaraciones al considerar que era "una reunión de líderes de partidos".

"Además, cuando son los dirigentes de partidos socialistas los que se reúnen, en la mayoría de los casos, no sale nada muy inteligente", agregó.

afp_tickers

 AFP internacional