AFP internacional

Un grupo de personas espera para situar sus equipajes en un autobús que les sacará de la localidad siria de Kilis, fronteriza con Turquía, el 7 de mayo de 2016

(afp_tickers)

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció el sábado que el Gobierno está trabajando en un proyecto que permitirá a los refugiados sirios obtener la nacionalidad turca.

"Les anuncio una buena noticia. Vamos a ayudar a nuestros amigos sirios ofreciéndoles la oportunidad, si así lo desean, de acceder a la nacionalidad turca", dijo Erdogan en un discurso el sábado por la noche en la provincia de Kilis (sur de Turquía), en la frontera con Siria.

El ministerio del Interior anunciará pronto las etapas a seguir para ser naturalizado, agregó.

Erdogan no precisó si todos los refugiados que viven en Turquía podrán pedir la nacionalidad turca. Tampoco estableció criterios de admisibilidad ni dijo cuánto tiempo podría tomar el proceso.

"Los consideramos como nuestros hermanos y hermanas, ustedes no están lejos de su patria, sólo están lejos de sus hogares y tierras, porque Turquía es también su patria", agregó Erdogan, ante un grupo de refugiados sirios.

Turquía acoge en su suelo a unos 2,7 millones de refugiados sirios que huyeron de la guerra civil en su país. Jurídicamente, Turquía no los considera como refugiados sino como "invitados".

El Gobierno turco ya había otorgado permisos de trabajo y residencia a un pequeño grupo de sirios.

Las declaraciones de Erdogan levantaron una polémica en las redes sociales.

"El otorgamiento de la ciudadanía no debería depender de la voluntad de una sola persona. ¡Se necesita un referéndum!", opinó en Twitter Mohammad Mohammad.

Otros internautas, preocupados por la integración de los sirios en Turquía, estiman que ésta es una "maniobra" de Erdogan para tener registrados a cientos de miles de nuevos electores.

La etiqueta #ülkemdeSuriyeliistemiyorum (#Noquieroasiriosenmipaís) se volvió tendencia en Twitter en Turquía. Muchos denunciaban el proyecto del Gobierno turco, mientras que otros lamentaban una reacción exagerada, incluso racista.

afp_tickers

 AFP internacional