AFP internacional

El presidente mexicano Enrique Pena Nieto (I) le da la mano al nuevo ministro de Hacienda (Finanzas) José Antonio Meade el 7 de septiembre de 2016 en Ciudad de México

(afp_tickers)

El gobierno mexicano presentó este jueves al Legislativo un proyecto de presupuesto 2017 con un recorte de 1,7% real comparado con 2016, para atender el complicado entorno internacional y la problemática interna del país, afectado por el desplome del petróleo y el aumento de la deuda interna.

El nuevo secretario de Hacienda (Finanzas), José Antonio Meade, quien asumió el cargo el miércoles tras la renuncia de Luis Videgaray, acudió a la Cámara de Diputados para presentar el paquete económico 2017, que incluye la ley de ingresos y el presupuesto de egresos.

El gasto neto total que propone es de 4,8 billones de pesos (unos 257.000 millones de dólares), 1,7% menos que el de 2016 en términos reales, y que representa una reducción del gasto público programable por 239.000 millones de pesos (12.798 millones de dólares).

"Es un paquete que implica un esfuerzo sin precedentes en materia de gasto público", dijo Meade.

El secretario aseguró que este recorte no recaerá en los hogares ni en el bolsillo de los mexicanos pues no se crearán nuevos impuestos, ya que impactará principalmente los gastos de operación gubernamental.

Los programas de corte social no se verán afectados por la reducción de recursos.

El proyecto estima un crecimiento del Producto Interno Bruto de entre 2% y 3%, conforme a estimaciones de analistas y empresarios, una inflación de 3%, en línea con el pronóstico del Banco de México (central), y un precio del dólar de 18,2 pesos promedio durante 2017.

En cuanto al sector petrolero, que aporta alrededor de 20% al PIB, el presupuesto contempla un precio por barril de 42 dólares con una producción petrolera de 1,9 millones de barriles diarios y una plataforma de exportación de 775.000 barriles diarios.

México, al igual que otros países productores, se ha visto seriamente afectado por el desplome del precio del crudo en los últimos dos años, lo que ha obligado al gobierno a realizar recortes mientras que la deuda interna ha aumentado.

En días pasados, la calificadora Standard & Poor's bajó la reducción de su perspectiva para el sistema bancario mexicano de estable a negativa.

Ante el volátil entorno internacional, "lo que está en nuestras manos es presentar un paquete económico responsable que manda la señal de que México es sensible a las dificultades que está enfrentando el mundo y las propias que tiene el país", dijo Meade.

El paquete económico 2017 será discutido por la Cámara de Diputados y el Senado, y la fecha límite para su aprobación es el 15 de noviembre.

La deuda pública de México no ha dejado de crecer en la última década al pasar de 21,5% del PIB en 2006 a 45,7% en el primer trimestre de 2016, según cifras oficiales.

afp_tickers

 AFP internacional