AFP internacional

Henrique Meirelles (D) junto a Ilan Goldfajn, el 22 de mayo de 2003, en Brasilia

(afp_tickers)

El economista jefe de Itaú Ilan Goldfajn vuelve al Banco Central de Brasil, ahora como su presidente. De 50 años, tranquilo y respetado por su conocimiento de la máquina pública y la privada, liderará la batalla para domar la inflación y reactivar el crecimiento.

Su experiencia previa en el Banco Central (BC), donde fue director de política económica de 2000 a 2003, destaca asimismo como uno de sus principales atributos para ocupar uno de los cargos más importantes del equipo del presidente interino Michel Temer, que quiere demostrar a toda costa su legitimidad.

Goldfajn es un hombre tranquilo pero firme en sus decisiones, a diferencia del ministro de Hacienda Henrique Meirelles, que es ansioso y acelerado, destacó un perfil del diario Extra.

Amigos y compañeros de trabajo de Goldfajn han destacado su apertura a oír otras opiniones y su disposición a cambiar de ideas cuando es convencido por sólidos argumentos.

En su último año en el BC trabajó junto a Meirelles, que dirigió la institución monetaria durante los ocho años de gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010).

Obtuvo su maestría en la universidad católica de Rio PUC y su doctorado en el Massachusetts Institute of Technology (MIT). Fue profesor universitario y consultor de organizaciones internacionales como el Banco Mundial, el FMI y la ONU, así como de organismos de gobierno y del sector privado.

También dirigió centros de debates e investigación económica, y fue socio de varios bancos de inversión y empresas de análisis de riesgo.

- Tasa de interés -

El mercado aguardaba con satisfacción el nombramiento de uno de los suyos. Analistas esperan una dirección del ente emisor que no sea ni demasiado conservadora ni demasiado agresiva.

En su primer paso por el Banco Central, durante la administración de quien después sería su socio, Arminio Fraga, Goldfajn trabajó en el sistema para determinar los modelos de metas de inflación.

El alza de los precios en Brasil se acerca actualmente a los dos dígitos, aunque la meta oficial es de 4,5%, con un umbral de más o menos dos puntos porcentuales.

Para contener la subida de los precios, la tasa de interés de referencia, Selic, se ubica actualmente en 14,25%.

Goldfajn, que escribe regularmente columnas para el diario O Globo, dijo a principios de abril que es necesario bajar la tasa de interés, pero aseguró que no se puede hacer de forma precipitada.

Durante la próxima reunión del comité de política monetaria del BC, prevista para junio y que sería la última bajo la presidencia de Alexandre Tombini, el mercado espera un recorte de las tasas.

"En algún momento el Banco Central deberá reducir los intereses ratificando la trayectoria de la caída de la inflación, probablemente aún este año. Pero no es el caso de reducir inmediatamente los intereses con riesgo de sancionar optimismos exagerados en el mercado", escribió Goldfajn en abril.

También sostuvo que no es el momento ideal para sancionar una apreciación cambiaria.

Su nombramiento, anunciado por Meirelles, tiene que ser aprobado por el Senado.

afp_tickers

 AFP internacional