Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, espera para reunirse con su homólogo saudí, Adel bin Ahmed Al-Jubeir (fuera de la imagen) en el hotel Steigenberger, en Bad Neuenahr, oeste de Alemania, el 16 de febrero de 2017

(afp_tickers)

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, comenzó este jueves a reunirse en Alemania con sus pares de las grandes potencias, en el contexto de un G20 sobre el que planea la incertidumbre por el rumbo de la nueva diplomacia estadounidense.

Todas las miradas estaban puestas en el nuevo secretario de Estado, que empezó a reunirse con sus homólogos de Reino Unido, Arabia Saudí, el emisario de la ONU para Yemen, Ismail Uld Sheij Ahmed y Emiratos Árabes, pero no ofreció ninguna declaración que aclarase en qué consistirá la política de "Estados Unidos primero" del presidente Donald Trump.

El G20 será la ocasión para Tillerson, expresidente de la petrolera ExxonMobil y cercano al presidente ruso Vladimir Putin, de reunirse por primera vez con su homólogo de Moscú, Serguei Lavrov.

Putin llamó a restablecer los vínculos entre las agencias de inteligencia rusa y estadounidense para hacer frente a problemas comunes, como el terrorismo.

"Incluso un simple intercambio de información sobre los canales y fuentes terroristas, sobre la gente implicada o sospechosa de terrorismo aumentaría seriamente la efectividad de nuestros esfuerzos", aseguró Putin en un discurso televisado.

Por su parte, el secretario de Defensa estadounidense, James Mattis, aseguraba desde Bruselas que Washington no está listo "por el momento" para colaborar militarmente con Rusia.

Además, tras abogar por un acercamiento con Moscú durante la campaña presidencial, Trump reclamó esta semana la restitución de Crimea a Ucrania, un jarro de agua fría para las autoridades rusas, que esperaban un rápido levantamiento de las sanciones aplicadas por este asunto.

Y, Moscú empieza a mostrar su impaciencia. Rusia y Estados Unidos "están perdiendo el tiempo" en vez de normalizar sus relaciones, lamentó el jueves el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

- "Mucha incertidumbre" -

La reunión de Bonn tiene lugar en medio de una importante secuencia político-diplomática, con el desembarco de la administración Trump en Europa para intentar calmar a sus desconcertados socios a causa de mensajes en muchas ocasiones contradictorios.

"Hay mucha incertidumbre sobre qué quieren, qué esperan", dijo una fuente diplomática europea.

Durante el fin de semana tendrá lugar la Conferencia sobre la Seguridad de Múnich (Alemania), la gran cita anual de los principales actores mundiales de la defensa. En ese caso participará el vicepresidente estadounidense, Mike Pence.

El nuevo secretario de Estado ha dejado a la Casa Blanca diseñar el rumbo diplomático a tomar por el país.

El miércoles, el presidente Trump confirmó la ruptura con la postura tradicional de Estados Unidos sobre el conflicto palestino-israelí, al considerar que la "solución de dos Estados", piedra angular de los esfuerzos de la comunidad internacional desde hace medio siglo, no era la única posible.

"No hay plan B más allá de la solución de dos Estados", advirtió el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, cuya tesis es compartida por el jefe de la Liga Árabe (LA), Ahmed Abul Gheit, quien afirmó este jueves que el conflicto "requiere una paz inclusiva y justa", que incluya "un Estado palestino independiente".

- Fricciones con China -

En Bonn, el jefe de la diplomacia estadounidense también verá por primera vez a su homólogo chino, Wang Yi, aunque por el momento no se ha confirmado ningún encuentro bilateral.

Varios asuntos suponen una fuente de fricción entre ambos países: con un acercamiento repentino a Taiwán, Trump cuestionó el principio de la "China única", antes de dar marcha atrás; por otro lado, en materia comercial, Pekín se ha convertido, junto a Alemania, en el objetivo preferido de la nueva administración, que acusa a las importaciones de origen chino de destruir empleos estadounidenses.

La inquietud suscitada por el eslogan "America first" ("Estados Unidos primero) del presidente Trump se ha generalizado entre el resto de participantes del G20.

"Ningún Estado en el mundo puede ocuparse él solo de los grandes problemas internacionales del momento", advirtió el anfitrión de la reunión en Bonn, el nuevo jefe de la diplomacia alemana, Sigmar Gabriel, alertando contra la tentación de "aislamiento" y la apuesta por las "alambradas", en alusión al endurecimiento de la política de inmigración estadounidenses.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP