AFP internacional

Miembros de la policía indonesia antiterrorista realizan una redada en una casa de Batam, Indonesia, el 5 de agosto de 2016

(afp_tickers)

La policía indonesia afirmó haber detenido este viernes a seis presuntos militantes islamistas, que planeaban cometer un atentado con misiles contra un barrio del litoral de Singapur.

Singapur confirmó tener conocimiento de este proyecto de ataque y reforzó sus medidas de seguridad.

Los seis hombres, de entre 19 y 46 años, fueron detenidos en la isla indonesia de Batam, a varios kilómetros al sur de Singapur, anunció el portavoz de la policía indonesia, Agus Rianto.

El presunto cabecilla de este comando, Gigih Rahmad Dewa, de 31 años, está acusado de haber planificado el ataque junto a Bahrun Naim, un yihadista indonesio que combatiría en las filas del grupo Estado Islámico en Siria, según Rianto.

"Los dos preparaban un atentado en Singapur" con misiles, declaró el portavoz a los periodistas, mientras que otro responsable policial precisó que el objetivo del ataque era el complejo de lujo Marina Bay, en el centro histórico de esta ciudad-Estado.

En un comunicado, el Ministerio del Interior singapurense informó que trabajaban junto a los servicios indonesios y que "la policía y las otras agencias reforzaron las medidas de seguridad interior y en las fronteras". Este proyecto demuestra "la gravedad de la amenaza terrorista contra Singapur", añadió.

La policía sospecha que Dewa recibió y distribuyó los fondos enviados por Naim, cuyo nombre está vinculado a otros presuntos atentados terroristas en Indonesia, como el ataque de julio contra una comisaría de Solo, donde resultó herido un policía.

Indonesia, el país musulmán más poblado del mundo, libra su propia "guerra contra el terrorismo" desde los atentados de Bali en 2002, en los que murieron 202 personas, entre ellos numerosos extranjeros.

En este país del sureste de Asia, el Estado Islámico ha conseguido movilizar a los islamistas extremistas. Cientos de indonesios se marcharon a combatir en Siria y en Irak con los grupos yihadistas.

afp_tickers

 AFP internacional