AFP internacional

Unos combatientes peshmergas kurdos mantienen sus posiciones cerca de Hasan Sham, a unos 45 kilómetros al este de Mosul, el 29 de mayo de 2016

(afp_tickers)

Irak anunció este jueves que sus tropas arrebataron al grupo Estado Islámico la norteña localidad de Sharqat, clave en la operaciones para la ofensiva contra Mosul.

Las fuerzas de seguridad lanzaron las operaciones el martes. La localidad está en una posición estratégica para la cadena de suministro militar en la ofensiva contra Mosul, en poder del grupo yihadista.

Sharqat se encuentra en la orilla occidental del río Tigris, a 260 kilómetros al noroeste de Bagdad y a unos 80 kilómetros al sur de Mosul.

Las fuerzas iraquíes ya habían conquistado varias localidades al norte.

Las fuerzas iraquíes "liberaron completamente el distrito de Sharqat e izaron la bandera iraquí en la sede del gobierno", indicó el centro de coordinación iraquí de las operaciones contra Estado Islámico.

La Fuerza Aérea iraquí, así como los aviones de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, dieron apoyo aéreo a esta operación, según el comunicado.

Las fuerzas iraquíes habían tomado una base militar al norte de Sharqat, así como la vecina localidad de Qayyarah.

Luego se interesaron en Sharqat por la continua presencia de yihadistas de Estado Islámico detrás de las líneas del frente.

El grupo Estado Islámico tomó el control en 2014 de amplias regiones del norte y oeste de Bagdad, pero las fuerzas iraquíes entrenadas y apoyadas por la fuerza aérea de la coalición reconquistaron significativas áreas, incluidas Tikrit, Ramadi y Faluya.

Unos altos responsables militares estadounidenses indicaron que la ofensiva final contra Mosul podría comenzar el próximo mes, pero aún hay significativos obstáculos militares, políticos y humanitarios antes de lanzar la operación y reconquistar la ciudad.

Una vez lanzada, la heterogénea coalición militar iraquí, formada por unidades a veces rivales, deberá combatir al grupo Estado Islámico en algunos casos a distancias de docenas de kilómetros de sus actuales posiciones, antes de llegar a Mosul.

Una vez esta etapa terminada, y si utilizan las tácticas que ya emplearon en otras operaciones, intentarán cercar Mosul y sitiarla antes de lanzar la ofensiva que supondrá un combate calle por calle.

La operación de Mosul también plantea un desafío humanitario. La ONU estima que los combates podrían desplazar hasta a un millón de personas.

"Las agencias humanitarias están en una carrera contrarreloj para prepararse al impacto humanitario de la campaña militar", señaló la ONU.

Las operaciones para reconquistar Mosul comenzaron hace meses.

El Pentágono estima que en la ciudad hay entre 3.000 y 4.000 combatientes del EI.

afp_tickers

 AFP internacional