AFP internacional

Unos palestinos examinan los daños en el coche de un palestino abatido por las fuerzas israelíes el 5 de septiembre de 2016 en el campo de refugiados de Chuafat, en Jerusalén Este

(afp_tickers)

La policía israelí informó este miércoles de que un palestino que había sido abatido por guardias fronterizos el lunes en Jerusalén Este no estaba implicado en ningún atentado, como señaló en principio.

Sin embargo, el cuerpo de seguridad subrayó que otro hombre, que conducía el coche en el que fue abatido el palestino, era sospechoso de homicidio por haber causado la muerte de su pasajero.

Mustafa Nimr fue abatido por los guardias fronterizos en el campamento de refugiados de Chuafat, en Jerusalén Este, cuando iba a bordo de un coche conducido por su primo Ali Nimr, de 20 años, residente en el campamento.

Los policías, que estaban ejecutando una operación en el campamento, abrieron fuego contra el coche que llegaba a gran velocidad, hiriendo a Ali Nimr y abatiendo a Mustafa Nimr.

En la versión que dieron justo después de los hechos, la policía argumentó que el automóvil había intentado atropellarlos. Pero, según el diario Haaretz, los dos primos volvían al campamento tras haber pasado la noche fuera.

Detrás de ellos iba otro coche con el hermano y la novia de Mustafá Nimr, según el mismo diario, que informó, citando a varios testigos, de que ambos vehículos estaban haciendo una carrera y que los conductores no vieron a los policías.

Se ha abierto una investigación contra Ali Nimr por "homicidio involuntario, conducir sin permiso y bajo la influencia del alcohol y por poner en peligro la vida de terceros", dijo Luba Samri, portavoz de la policía.

afp_tickers

 AFP internacional