AFP internacional

Un voluntario israelí trabaja con pantallas y monitores en una sala de control, el 14 de junio de 2016 en el este de Jerusalén

(afp_tickers)

Las autoridades israelíes, que se enfrentan a una serie de ataques aislados de palestinos, están mejorando el proceso de identificación de estos "lobos solitarios" antes de que actúen, un reto que otros países occidentales también tienen que solucionar.

Los recientes ataques en Europa y en Estados Unidos han llevado a las autoridades a cuestionarse sobre los motivos de los autores y sobre qué debería hacerse para limitar el impacto de sus ataques.

Responsables israelíes han creado un método de alerta que une un sistema de vigilancia en las redes sociales con las técnicas clásicas de los servicios de información, lo que puede permitir, según ellos, evitar o limitar ciertos ataques.

Muchos analistas señalan que estos ataques están motivados por las frustraciones que producen cerca de 50 años de ocupación de los Territorios Palestinos y que conducen a perpetrar actos violentos.

Según las autoridades israelíes, desde el 1 de octubre, 218 palestinos murieron al atacar a israelíes con cuchillos, pistolas o coches. Muchas veces cometieron estos ataques solos. Otros palestinos murieron en enfrentamientos con el ejército israelí. Estos incidentes causaron la muerte a 34 israelíes.

- Sistema de alertas -

"Después de haber creado tres o cuatro perfiles tipo, hemos visto que la mayoría de los atacantes corresponden a estos perfiles", explica un responsable militar israelí que requirió el anonimato.

El ejército ha preparado un sistema de alertas basado en el análisis de datos disponibles sobre los atacantes palestinos desde principios de octubre, teniendo en cuenta su historia personal, el lugar del ataque y sus actividades en los días anteriores al acto, precisa el responsable.

Según esta fuente militar, hay varias estrategias en caso de detectar a un individuo potencialmente peligroso: vigilarlo, ponerse en contacto con la familia y detenerlo si hay incitación a la violencia.

Es difícil estimar cuantos ataques de "lobos solitarios" han sido evitados gracias a este sistema pero el responsable cita el caso de una adolescente bajo vigilancia, arrestada en marzo.

Fue detenida en posesión de un cuchillo en un taxi cuando se dirigía a un puesto de control del ejército. El ejército sabía que tenía problemas con sus padres y que tenía ideas de suicidio que podían llevarla a cometer un ataque contra los soldados para morir como una mártir.

El análisis de los perfiles de los atacantes demuestra que la mayoría de ellos tienen como máximo 24 años y que son hombres en el 90% de los casos. El suicidio es la principal causa de sus actos en el 40% de los casos, entre octubre y enero, afirma el responsable militar.

Para algunos expertos, este modelo, con la ayuda de algoritmos para filtrar las informaciones de los medios sociales, puede aplicarse en otros países.

"Esto no puede, por supuesto, detener completamente la ola de terrorismo en Israel" o en Europa, destaca Daniel Cohen, experto en ciberterrorismo del Instituto Israelí para los Estudios de Seguridad Nacional.

Otros expertos advierten sin embargo del peligro de confiar demasiado en este tipo de vigilancia.

"Las listas de personas para controlar y la vigilancia llevan a una falsa impresión de seguridad, proporcionan informaciones después del acto pero no dan muchos elementos para evitar (...) un ataque", estima el centro de expertos The Soufan Group, con base en Estados Unidos.

"La vigilancia es extremadamente difícil y costosa en términos de tiempo y de personal", agrega.

afp_tickers

 AFP internacional