AFP internacional

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau(C) y el alcalde de Montreal Denis Coderre (I) caminan junto a un grupo de participantes de la marcha del Día del Orgullo en Montreal, el 14 de agosto de 2016.

(afp_tickers)

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, defendió el lunes la libertad de culto que garantiza el derecho a llevar el burkini, símbolos según él de "la aceptación" del otro en una sociedad abierta.

"En Canadá, deberíamos ir más allá de la tolerancia. Tolerar a alguien es aceptar que tenga el derecho de existir pero a condición de que no venga a molestarnos mucho, mucho, en nuestra casa", lamentó en una rueda de prensa el mandatario.

Preguntado por la polémica en Francia sobre el burkini, un vestido de baño que cubre el cuerpo de las mujeres musulmanas y cuyo uso fue prohibido en algunas playas francesas, Trudeau llamó a "respetar los derechos y las elecciones de los individuos", un principio que "debe estar en primer lugar en nuestros discursos y debates públicos".

Tras la controversia en Francia, donde un puñado de alcaldías de localidades costeras prohibieron el burkini, diputados de Quebec pidieron una medida similar en esta provincia, en nombre del principio de laicidad.

"Sí, seguramente hay pequeñas controversias aquí y allá como siempre, conversaciones que seguiremos teniendo", observó Trudeau, que añadió, sin embargo, que "en Canadá, deberíamos ir más allá de la tolerancia".

"En Canadá, ¿podemos hablar de aceptación, de apertura, de amistad, de comprensión? Es hacia allá que vamos y es lo que estamos viviendo en nuestras comunidades diversas y ricas, no a pesar, sino a causa de las diferencias", concluyó el mandatario.

afp_tickers

 AFP internacional