AFP internacional

La silueta del secretario de Estado de EEUU, John Kerry, tras reunirse con el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, el 2 de mayo en Ginebra

(afp_tickers)

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, intentó este lunes en Ginebra salvar la tregua en Siria, donde los bombardeos y los combates entre régimen y rebeldes se recrudecieron estos últimos días, matando a cientos de civiles en Alepo.

Tras una visita relámpago el domingo y el lunes a Ginebra, Kerry advirtió que el conflicto está "en muchos aspectos fuera de control", incluso si los bombardeos del régimen sirio disminuyeron este lunes en Alepo (norte), la segunda ciudad del país.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, también instó a Moscú y a Washington -promotores del proceso de paz- a "redoblar esfuerzos para volver al cese de hostilidades", cuya entrada en vigor tuvo lugar el 27 de febrero, aunque desde entonces voló en pedazos en Alepo.

Ayub, un conductor de 28 años, explicó que su "compañero de trabajo murió en uno de los ataques aéreos en Bab al Nairab". "Su cuerpo quedó completamente carbonizado en el interior de su autobús", agregó.

"Hace cinco días que no conducía y había escondido mi taxi en un almacén (...) Hoy decidí retomar el trabajo, ya que hace dos días que reina la calma", indicó este habitante de Bustan al Qasr. "Pero las calles siguen vacías y sólo tuve tres clientes".

- Negociaciones diplomáticas -

Entre el domingo por la noche y el lunes, el jefe de la diplomacia estadounidense se ha reunido con sus homólogos jordano y saudí, así como con el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura. "Estamos preparando un sistema de control del alto el fuego mucho mejor", dijo Kerry.

En Washington, su portavoz John Kirby evocó "algunas ideas sobre cómo restablecer [el alto el fuego] en determinadas regiones de Siria y reforzarlo en otras regiones".

Kerry también habló con su homólogo ruso, Serguei Lavrov, con quien acordó "nuevas medidas" como copresidentes del Grupo Internacional de Apoyo a Siria (GIAS), entre ellas la preparación de una próxima reunión.

"Pueden contar con una nueva reunión del GIAS pronto", confirmó Kirby, sin precisar la fecha ni el lugar. Los precedentes encuentros tuvieron lugar en Viena y en Nueva York.

Staffan de Mistura tiene previsto reunirse el martes con Lavrov en Moscú.

Rusia, aliado del régimen sirio de Bashar al Asad, anunció el domingo que se estaban llevando a cabo "activas negociaciones" para conseguir detener los combates en la provincia de Alepo, aunque descartó "presionar" a Damasco para detener los bombardeos en la ciudad, como Washington le exigía.

Estados Unidos reafirmó el lunes que el alto el fuego debía ser a nivel "nacional" y que Alepo "nunca" podía quedar excluida de las negociaciones de esta nueva tregua.

- Intensos bombardeos nocturnos -

Desde la reanudación de la violencia el pasado 22 de abril, más de 250 civiles, entre ellos medio centenar de menores, murieron en Alepo, en su mayoría en los ataques aéreos de la aviación siria.

La segunda ciudad de Siria registró intensos bombardeos durante la noche del domingo, según un periodista de la AFP. Pero desde primera hora de la mañana no se han registrado ataques o disparos en el sector rebelde.

"Lo que pasa en Alepo es una vergüenza. Es una violación humanitaria, es un crimen", afirmó el ministro de Relaciones Exteriores saudí, Adel al Jubeir.

Moscú y Damasco justificaron la ofensiva en Alepo por la presencia en la ciudad del Frente al Nusra, rama siria de Al Qaida, que al igual que el grupo yihadista Estado Islámico no está incluida en el acuerdo de alto el fuego.

"Las aviaciones rusa y siria no han efectuado ataques aéreos contra los grupos de la oposición armada que anunciaron su cese del fuego e indicaron sus posiciones" a los representantes rusos o estadounidenses, señaló el Centro Ruso para la Reconciliación.

Este centro indicó haber registrado "diez violaciones" del cese del fuego: tres en Alepo y siete en Latakia.

En el frente político, la tercera ronda de negociaciones indirectas entre el régimen sirio y la oposición terminó el 27 de abril en Ginebra. Los principales representantes de la oposición se marcharon en señal de protesta por las violaciones de la tregua.

Al término de estas negociaciones, De Mistura había solicitado que el alto el fuego fuera "revitalizado", a la espera de una cuarta ronda de conversaciones durante el mes de mayo.

La guerra en Siria ha matado desde 2011 a más de 270.000 personas y ha obligado a millones a abandonar sus hogares.

afp_tickers

 AFP internacional