AFP internacional

Un trabajador iraní prepara una crepe en un Nutella Bar, una popular cadena de venta waffles y crepes en Teherán, el 17 de agosto de 2016.

(afp_tickers)

¡Fuera de mi vista! La academia de la lengua y la literatura persa se ha propuesto proteger el idioma de las palabras extranjeras, y los "Nutella Bars" se encuentran en su punto de mira.

En los últimos meses, los bares Nutella ("Nutella Bars") que ofrecen creps o gofres se han multiplicado en Teherán.

Teóricamente el uso de palabras extranjeras está prohibido en los comercios.

"Por desgracia, los Nutella Bars se han desarrollado últimamente en Teherán", escribe el presidente de la Academia de la lengua y la literatura persa en una carta enviada a la policía.

Estos establecimientos sirven "pan especial (en referencia a los gofres y creps) con chocolate", por lo que la academia propone bautizarlos 'nane dagh chocolate dagh' (Pan caliente, chocolate caliente), añadió.

Los responsables de los comercios se han visto obligados a retirar el rótulo "Nutella Bar", pero no está claro que vayan a retomar la propuesta de la academia.

Uno de ellos ha preferido el de "Nubella Art", o sea las mismas letras que Nutella Bar pero en desorden.

Desde hace varios años, la academia propone con cierta frecuencia nombres en persa, en particular para luchar contra la influencia del inglés. Con más o menos éxito.

En vez de la palabra "helicóptero", cada vez más gente utiliza la persa "balgard" que significa "ala giratoria".

Pero casi nadie, aparte de la televisión pública o la administración, usa "durnegar" ('escritura desde lejos') en vez de "fax", o "rayaneh" (máquina de organización) por "computer", ordenador en inglés.

- Siglos de presión -

Aunque legalmente los comercios no tienen derecho a usar terminología extranjera, muchas marcas occidentales (sin licencia) como Massimo Dutti, Levi's, Apple o IKEA han abierto en los últimos años sin que las autoridades tomen medidas.

No se sabe por qué los "Nutella Bar" son blanco de la academia, pero podría ser porque la palabra "bar" recuerda a los bares en los que se vende alcohol.

El persa o el "farsi ha estado bajo presión de influencia extranjera, sobre todo del árabe, desde hace siglos", recordó a la AFP Mohamad Ali Zamani, profesor de historia de la universidad Kharazmi de Teherán.

"A veces las decisiones de la academia no suscitan unanimidad, pero intenta preservar la creatividad de nuestra lengua", añadió.

Con la conquista musulmana del siglo VII, los iraníes adoptaron el alfabeto árabe, pero preservaron su lengua indoeuropea, el farsi, sobre todo gracias al poeta Ferdowsi del siglo X, que en su libro "Shahnameh" (Libro de los reyes) usa sólo palabras en farsi en sus 60.000 versos.

La academia nació en los años 1920, cuando el exrey Reza Shah, fundador de la dinastía Pahlavi (derrocado en 1979 con la revolución islámica), ordenó la sustitución de muchas palabras árabes y francesas, usadas entonces.

Después de la revolución islámica de 1979, las palabras árabes se desarrollaron porque los nuevos clérigos usaban vocablos en árabe, la lengua del Corán.

"La lucha contra la occidentalización de la lengua tiene raíces históricas profundas", estima Zamani. "Es esencial preservar la lengua persa por su riqueza histórica y el tesoro de la literatura".

afp_tickers

 AFP internacional