AFP internacional

Manifestantes con máscaras caricaturizan al candidato presidencial estadounidense Donald Trump (i) y a la líder de la derecha populista alemana (AfD), Frauke Petry, durante una protesta el 17 de septiembre de 2016 en Berlín

(afp_tickers)

La crisis migratoria que sacude a Europa alimenta la retórica de las formaciones políticas populistas, principalmente de extrema derecha y antiBruselas, que ven aumentar sus apoyos, como ocurre con la AfD en Alemania. He aquí los principales ejemplos:

- Viento en popa -

- Alemania: a un año de las elecciones legislativas, la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de la canciller Angela Merkel sufrió el domingo un nuevo revés en Berlín frente al movimiento antinmigrantes y antislam Alternativa para Alemania (AfD, lanzado en 2013), que entra al Parlamento local con el 14,2% de los sufragios (17,6% para la CDU).

La AfD, que había superado a la CDU en el noreste del país sólo dos semanas atrás, estará de esta manera presente en diez parlamentos regionales sobre un total de dieciséis. Capitalizando la inquietud tras la llegada de 1,1 millones de refugiados en 2015, dentro de un año podría hacer su entrada en el Parlamento federal, lo que sería una primicia en Alemania para un partido de derecha populista tras la Segunda Guerra Mundial.

- Austria: el Partido de la Libertad (FPÖ), una de las formaciones de extrema derecha mejor implantadas en Europa, fracasó por muy poco en las presidenciales del 22 de mayo. Los dos grandes partidos en el poder desde 1945 quedaron eliminados de entrada. El FPÖ obtuvo la anulación de la consulta, que se repetirá finalmente el próximo 4 de diciembre.

- Eslovaquia: la extrema derecha entró en el Parlamento con 14 escaños sobre 150 para el partido Nuestra Eslovaquia (LSNS), fundado en 2012 y hostil a los gitanos, a la OTAN y a la Unión Europea. Su presidente, Marian Kotleba, es considerado por sus opositores como un neonazi. El jefe del Gobierno de centro-izquierda, Robert Fico, fue reelegido gracias a un discurso antinmigración.

- En el Gobierno -

- Hungría: en el poder desde 2010, el primer ministro Viktor Orban, presidente del Fidesz (populista), organiza el 2 de octubre un referéndum sobre la repartición de los refugiados en la UE, después de haber levantado desde el otoño de 2015 vallas en las fronteras con Serbia y Croacia. Su retórica beneficia al Jobbik (extrema derecha) de Gabor Vona, quien brinda otro toque a su discurso antisemita, xenófobo y euroescéptico, y que ambiciona destronar al Fidesz en las legislativas de 2018.

- Polonia: el partido conservador y euroescéptico Derecho y Justicia (PiS) volvió al poder en 2015. Su líder, Jaroslaw Kaczynski, ha advertido contra los "parásitos" de los refugiados. El Gobierno está enfrentado desde julio con la Comisión europea por asuntos concernientes a la independencia de su poder judicial.

- Finlandia: tras su resultado del 17,65% de los votos en las legislativas de abril de 2015 (38 diputados sobre 200), el partido antinmigración y euroescéptico de los Verdaderos Finlandeses participa en el Gobierno de coalición. Su presidente Timo Soini, ministro de Relaciones Exteriores, admitió a finales de 2015 que su formación saca partido de la crisis migratoria.

- Noruega: por primera vez en 40 años de existencia, el partido del Progreso (FrP) accedió al Gobierno en octubre de 2013 integrando una coalición dominada por los conservadores, a pesar de una clara caída de su electorado (16,3% contra 22,9% cuatro años antes). En diciembre de 2015, una de sus responsables, Sylvi Listhaug, fue designada al frente de un nuevo ministerio, el de Inmigración e Integración.

- Dinamarca: el Partido Popular Danés (DF) es un socio ineludible para los gobiernos liberales. Obtuvo el 21,1% de los votos en las legislativas de 2015 y reivindica la medida de confiscación de bienes de valor a los migrantes para financiar su acogida que entró en vigor desde comienzos de febrero.

- El Brexit y sus émulos -

- Gran Bretaña: la opción histórica de los británicos, el Brexit del 23 de junio, marca la concreción más espectacular del éxito de los populismos. Diane James, nueva presidenta del partido antinmigración y eurófobo UKIP ambiciona convertirlo en la primera formación opositora, en lugar del Partido Laborista.

- Francia: el Frente Nacional (FN, extrema derecha) se apoya en verdaderos éxitos electorales logrados desde 2012. Su presidenta, Marine Le Pen, compara el flujo de migrantes con una "invasión". Todas las encuestas la ubican en la segunda ronda de las elecciones presidenciales de 2017. Le Pen quiere convocar a referéndum la salida de Francia de la UE.

- Holanda: el Partido para la Libertad (PVV, extrema derecha, 12 diputados), creado en 2006, se encuentra al frente en los sondeos de cara a las legislativas de marzo de 2017. Lanzó en particular su campaña afirmando querer "cerrar todas las mezquitas" y "prohibir el Corán". Su líder Geert Wilders también quiere convocar a un referéndum sobre la salida de Holanda de la UE.

afp_tickers

 AFP internacional