AFP internacional

La líder del Frente Nacional francés (FN), Marine Le Pen, almuerza en París el 1 de mayo de 2016

(afp_tickers)

La líder de la extrema derecha francesa, Marine Le Pen, y su padre, Jean-Marie, expresidente del Frente Nacional (FN), acudieron por primera vez por separado este año a su homenaje anual a Juana de Arco, una prueba de las divisiones dentro del partido.

Marine Le Pen, acompañada de diputados y miembros del buró político de su partido, acudió a la estatua de Juana de Arco de la calle Saint-Agustin de París hacia las 11H30 (09H30 GMT), donde depositó un ramo de flores.

Varios dirigentes del partido cercanos a Jean-Marie Le Pen, ahora excluidos, no acudieron a esta celebración oficial, que también incluye una comida "popular y patriótica" con 2.000 comensales en el norte de París.

El fundador del FN prefirió organizar su propia ceremonia un poco más tempano ante otra estatua de Juana de Arco en París, en la plaza de Pyramides. Ante 400 personas, volvió a hacer un llamamiento a la unidad, al tiempo que lamentó que su hija no haya dado "ninguna señal de conciliación".

Marine Le Pen, que en 2011 fue la sucesora de su padre a la cabeza del partido, ha logrado varios éxitos electorales, con un récord del 28% de votos en las regionales de diciembre pasado. Casi todos los sondeos la sitúan como favorita para las presidenciales de 2017.

afp_tickers

 AFP internacional