AFP internacional

Una empleada de correos cuenta billetes de yuan en una oficina en el Gran Palacio del Pueblo, en Pekín, el 7 de marzo de 2016

(afp_tickers)

El flujo de capitales que salen de China se redujo considerablemente en el segundo trimestre del año a pesar de la debilidad persistente del yuan, según cifras publicadas este jueves por el Gobierno chino.

"La fuga de capitales al exterior se ha mitigado gradualmente", indicó Wang Chunying, la portavoz de la administración estatal de divisas (SAFE)

Los datos muestran que entre abril y junio los bancos chinos vendieron 49.000 millones de dólares más en divisas de los que recibieron.

Se trata de una "clara reducción" con respecto a los 124.800 millones de dólares del periodo anterior, entre enero y marzo, indicó la portavoz.

Las cifras mensuales también confirman la caída de la fuga de capitales, con sólo 12.800 millones de dólares que salieron en junio, comparados a los 54.400 del pasado mes de enero, según la portavoz.

La fuga de capitales se ha acrecentado en China en los últimos años como consecuencia del freno del crecimiento, que hace a su vez menos interesantes los activos denominados en yuanes y crea un círculo vicioso para la segunda economía mundial.

En los últimos meses las autoridades han restringido la circulación de capitales hacia el exterior. En enero, limitaron a 100.000 yuanes anuales (unos 15.000 dólares) el máximo que se puede retirar en el extranjero con una tarjeta de crédito china.

También obligan a los bancos a pagar un depósito de un 20% sobre las ventas a plazo (compromiso de vender a un precio y en una fecha determinadas) de divisas para frenar la especulación.

Los analistas consideran que la devaluación sorpresa del yuan el año pasado es un intento de estimular las exportaciones y el crecimiento en el país, que en 2015 fue de un 6,9%, la cifra más baja de los últimos 25 años.

afp_tickers

 AFP internacional