AFP internacional

El presidente estadounidense, Barack Obama, el 8 de julio de 2016 en Varsovia

(afp_tickers)

La repetición de casos de ciudadanos negros abatidos por la policía deja en evidencia la existencia de un "grave problema" y no se trata de "casos aislados", afirmó este jueves el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Las muertes de Alton Sterling, en Luisiana, y de Philando Castile, en Minnesota, son síntoma "de los desafíos de nuestro sistema de justicia criminal, la disparidad racial que se muestra en nuestro sistema año tras año", expresó el mandatario en su página de Facebook.

Más tarde, a su llegada a Varsovia donde debe participar en una cumbre de la OTAN, Obama abogó por una reforma de la policía y en ese sentido defendió las propuestas de reformas presentadas el año pasado por la Casa Blanca afirmando que ya es hora de aplicarlas.

Sterling fue baleado a quemarropa por policías que lo sujetaban contra el piso en Baton Rouge, Luisiana, y Castile sufrió igual suerte durante un control de su vehículo en Falcon Heights, Minnesota, en episodios que desataron una nueva ola de indignación por la violencia policial contra ciudadanos negros.

En los casos de Sterling y Castile, sus muertes fueron filmadas por testigos, en videos que muestran que no representaban ningún riesgo evidente para los agentes que los abordaron.

Este jueves, el gobernador de Minnesota, Mark Dayton, declaró que "todo indica" que el policía que habría abatido al automovilista negro habría tenido una reacción "desmesurada".

"No tengo todos los hechos y prueba y no puedo emitir un juicio definitivo pero todo indica que en este caso la respuesta de la policía fue desmesurada con respecto a lo que la situación demandaba", señaló el gobernador.

- "Tragedia sin sentido" -

Dayton dijo que se sentía "horrorizado y en shock por lo que ha ocurrido", y añadió que la muerte de Castile fue "una tragedia sin sentido".

En la noche del miércoles, agentes de policía interceptaron un vehículo conducido por Castile. Ante la agresividad de los agentes, la novia de Castile, Diamond Reynolds, decidió filmar el incidente con su teléfono.

Castile "estaba intentando sacar su documento de identidad y su cartera de su bolsillo. Le dijo al agente que tenía un arma de fuego y que iba a sacar su cartera, y entonces el policía le disparó al brazo", precisó Reynolds este jueves a la prensa.

En el video puede verse a Castile desangrándose en el asiento del auto mientras el agente sigue apuntándole el arma al rostro. La hija de Reynolds, de cuatro años de edad, se encontraba en el asiento trasero del vehículo.

Castile, que trabajaba en una cantina escolar, había advertido al agente que estaba en posesión de un arma, para cuyo porte contaba con permiso.

Reynolds dijo este jueves que el agente daba órdenes contradictorias a Castile, ya que le exigía que muestre documentos de identidad y al mismo tiempo le exigía que no moviera las manos.

Los agentes, dijo Reynolds, se quedaron con el teléfono como evidencia. "Van a modificar las evidencias. Van a hacer lo que sea necesario para cubrirse", advirtió.

- Otra muerte filmada -

Este nuevo incidente ocurre apenas un día después de protestas en el estado de Luisiana a raíz de la muerte de otro hombre negro a manos de la policía, episodio que también fue filmado con un teléfono celular.

En ese video puede verse a dos agentes que sujetan a Alton Sterling, de 37 años, contra el piso, y como lo ejecutan con disparos a quemarropa delante de numerosos testigos.

Sterling vendía discos compactos afuera de una tienda en la ciudad de Baton Rouge.

El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, anunció el miércoles una investigación federal a raíz de la muerte de Sterling.

Los procedimientos policiales han sido objeto de críticas en Estados Unidos tras la muerte del joven negro Michael Brown, abatido por un disparo de un agente blanco en 2014 en Ferguson, Missouri. Casos similares han ocurrido en Chicago (Illinois) y Baltimore (Maryland).

La superestrella pop Beyonce reaccionó a los dos nuevos casos, pidiendo que se ponga fin a "la guerra" contra las minorías que señaló han desatado los policías.

"Este no es un reclamo sólo a los agentes de la policía, sino a cualquier ser humano que no valore las vidas. La guerra contra los negros y todas las minorías debe acabarse", señaló.

Beyonce se ha alineado en los últimos meses con las posiciones del movimiento Black Lives Matter, especialmente tras la divulgación del videoclip Formation, en el que alude a algunos de los casos de muertes de personas negras a manos de policías.

afp_tickers

 AFP internacional