AFP internacional

Hombres sirios cargan a niños heridos entre los edificios destruidos en la ciudad de Alepo, el 25 de julio de 2016

(afp_tickers)

Naciones Unidas pidió el lunes una tregua humanitaria de 48 horas cada semana para abastecer a los civiles atrapados en Alepo, norte de Siria, tras un llamado a un alto al fuego inmediato realizada por Francia, Reino Unido y Estados Unidos.

La idea de treguas humanitarias regulares ha despertado un "amplio apoyo" dentro de los 15 países del Consejo de Seguridad, dijo el embajador japonés Korp Bessho, que lo preside durante julio.

Sin embargo no se publicó una declaración formal sobre el tema, tras la reunión a puertas cerradas sobre el tema.

La reunión fue convocada después que cuatro hospitales de la ciudad fueron bombardeados el fin de semana por el régimen del presidente sirio Bashar Al Asad.

Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos reclamaron un cese inmediato del fuego por motivos humanitarios.

"La comunidad internacional simplemente no puede dejar que el este de la ciudad de Alepo se convierta en otra (...) zona sitiada", dijo el subsecretario general para asuntos humanitarios de la Onu, Stephen O'Brien.

El funcionario llamó a las partes en conflicto "a actuar urgentemente para instaurar una tregua humanitaria de 48 horas cada semana", que pueda asegurar un acceso "regular y seguro" para unos 250.000 civiles que habitan en esa zona de Alepo.

- Matar de hambre -

"Es una situación medieval y vergonzosa. No debemos permitir que esto suceda", agregó. O'Brien advirtió que se espera que los suministros de alimentos en la zona este de Alepo, bajo control rebelde, se empiecen a agotar a mediados de agosto.

"El Consejo de Seguridad no puede aceptar que esos crímenes de guerra se repitan", señaló por su parte el embajador francés Francois Delattre, comparando la situación de la ciudad el norte de Siria con la de Sarajevo, durante la guerra de Bosnia.

El régimen sirio y sus aliados "están decididos a sitiar, a matar de hambre y bombardear Alepo, hasta alcanzar su objetivo militar", que es eliminar a la oposición, añadió Delattre.

Alepo está dividida desde 2012 en barrios controlados por los rebeldes, en el este, y otros por el régimen en el oeste.

Las fuerzas gubernamentales asedian desde hace varias semanas la parte oriental de la ciudad.

"Ya basta", indicó de su lado el embajador británico Matthew Rycroft al instar al Consejo de Seguridad a responder a la crisis en Alepo.

Las zonas rebeldes de Alepo están sitiadas desde el 17 de julio y frecuentemente son blanco de la aviación del régimen de Bashar Al Asad y sus aliados rusos.

Los bombardeos a los hospitales del fin de semana provocaron la muerte de un bebé recién nacido, cuando se rompió la sonda de la que recibía oxígeno.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) al menos 19 civiles murieron este lunes por bombardeos sobre zonas controladas por los rebeldes en la provincia de Alepo.

En este balance figuran también al menos tres civiles muertos en la ciudad de Alepo por cohetes disparados por rebeldes contra los barrios en manos de las fuerzas del régimen sirio.

afp_tickers

 AFP internacional