AFP internacional

El ministro de Petróleo de Irán, Bijan Namdar Zangeneh, en una reunión en la sede de la OPEP en Viena el 2 de junio de 2016

(afp_tickers)

Tras meses de discordia, la OPEP envió el jueves un mensaje de unidad y optimismo por la recuperación de los precios, pero admitió temer el nivel "muy bajo" de las inversiones en el sector petrolero.

Los trece miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) lograron ponerse de acuerdo en Viena para nombrar a un nuevo secretario general, el nigeriano Mohamed Barkindo, lo que varios ministros aplaudieron como una buena señal.

Y aunque se abstuvieron de fijar un tope a su producción, se comprometieron a no inundar el mercado, a fin de preservar la actual recuperación de los precios, que rondan los 50 dólares el barril.

"En esta ocasión hubo una muy buena unidad entre los miembros de la OPEP", aseguró el ministro iraní, Bijan Namdar Zanganeh, cuyo país mantiene una rivalidad geopolítica con Arabia Saudí, que se juega tanto en el mercado petrolero como en las guerras de Siria y Yemen. Zanganeh dijo no haber visto en ningún miembro la intención de "hacer algo contra el otro para desestabilizar el mercado".

"El reino no tiene ninguna intención de saturar el mercado", dijo en la misma línea el nuevo ministro saudí de Energía, Jaled al Faleh, el más influyente del cártel.

"La imagen positiva y de unidad que se dio al final de la reunión infundió en el mercado la confianza de que no hay luchas intestinas en la OPEP, de forma que se aumente la producción para dañar política o económicamente a otros miembros", abundó Bjarne Schieldrop, analista de la firma SEB Markets.

- Temor por las inversiones -

Sin embargo, detrás de esta fachada se esconde el temor de los países de la OPEP por la fuerte caída de inversiones resultante del panorama persistente de precios bajos.

Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), las inversiones mundiales en prospección y producción cayeron un 24% en 2015 y se reducirán en otro 17% este año.

El comunicado final de la reunión de la OPEP expuso el problema claramente, al indicar que al cártel le preocupa "el nivel muy bajo de inversión imperante en la industria petrolera". Por ello, destacó, es necesario "aumentar la inversión en prospección y producción para alcanzar un equilibrio a largo plazo en los mercados petroleros".

La gran incógnita del momento está en cuál será el precio adecuado que convenga tanto a la solidez de una demanda mundial en alza como a los productores, de forma que estos tengan rentabilidad suficiente para seguir invirtiendo.

La falta de inversiones agravaría un riesgo observado por la OPEP en su último informe, publicado a mediados de mayo: la posibilidad de que el mercado, todavía excedentario, se vuelva deficitario en 2017 por la caída de producción en los países no miembros.

No obstante, esto no haría más que estimular la recuperación de los precios, que tanto la OPEP como la AIE y el Departamento de Energía estadounidense destacan como la tendencia de fondo de aquí a fines de 2016.

"La recuperación está ocurriendo, y está ocurriendo rápido", afirmó a AFP el analista Bill Farren-Price, de la consultora Petroleum Policy Intelligence.

Desde los mínimos alcanzados en enero y febrero, a 26-27 dólares el barril, los precios subieron ya más de un 80%.

afp_tickers

 AFP internacional