AFP internacional

Banderas de la Unión Europea en Alemania, el 20 de julio de 2015

(afp_tickers)

La Unión Europea (UE) y el Mercosur intercambiaron este miércoles las ofertas arancelarias para negociar un acuerdo de libre comercio, del que quedaron excluidos productos agrícolas sensibles para el bloque europeo y nodo ofensivo de la oferta del bloque sudamericano.

"Intercambio de ofertas hoy entre la UE y el Mercosur. Primer paso para reanudar nuestras negociaciones comerciales. Importante económica, política y culturalmente", escribió en un tuit la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmstrom.

Por su parte, la canciller argentina, Susana Malcorra, cuyo país dio un nuevo impulso a esta etapa desde que llegó al poder el presidente liberal, Mauricio Macri, escribió en un tuit que se trata "de un muy importante y necesario primer paso para llegar a un acuerdo que satisfaga a ambas partes".

El intercambio tuvo lugar en momentos en que los diferentes actores se interrogan sobre la posibilidad de avanzar a pesar de la crisis política en Brasil.

Este es el primer intercambio de ofertas desde 2004, precisaron la UE y el Mercosur en un comunicado conjunto en el que añaden que las dos partes "analizarán las ofertas" y volverán a reunirse antes del verano (boreal).

Las negociaciones para un TLC entre ambos bloques se reanudaron en 2010 tras una suspensión de seis años. Luego del primer intercambio de ofertas las dos partes desistieron de comenzar la negociación estimando que las ofertas no eran lo suficientemente ambiciosas.

"Como era de esperarse nadie se fue del todo satisfecho", indicó a la AFP una fuente del Mercosur que participó en el intercambio.

La carne vacuna y el etanol, dos productos "ofensivos" para la oferta del bloque sudamericano (compuesto por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), quedaron fuera de la oferta de la UE, que no ofreció cuotas precisando que se definirán "en el futuro", añadió la fuente.

Desde 2014 el intercambio fue pospuesto en numerosas ocasiones y las últimas semanas la presión aumentó en la UE ante la perspectiva de que el bloque europeo incluyera en su oferta de cuotas los productos agrícolas "sensibles".

- La sensible cuestión agrícola -

En abril, 20 países de la UE, liderados por Francia, primera potencia agrícola europea, pidieron a la Comisión Europea un estudio de impacto sobre el efecto que tendría una apertura comercial a las exportaciones del Mercosur en el sector agrícola, antes de proceder al intercambio.

Estos países advirtieron entonces que incluir los "productos sensibles" podría tener repercusiones en todas las negociaciones comerciales de la UE, en particular la que se lleva a cabo con Estados Unidos.

El 50% de las importaciones de la UE provenientes del Mercosur corresponden a productos agrícolas, sector en que la UE tiene ya un déficit comercial cercano a 20.000 millones de euros, según cálculos de la Comisión.

"Somos muy conscientes de la crisis del sector agrícola, pero hay que tener las buenas cifras", sostuvo Malmstrom el martes subrayando que el estudio estaría listo en el otoño y precisando que el "60% de nuestras importaciones agrícolas desde el Mercosur corresponden a soja y forraje para el sector porcino".

Las organizaciones profesionales del sector agrícola y las cooperativas europeas, Copa-Cogeca, reaccionaron a esta nueva etapa manifestando su oposición a un acuerdo de libre comercio.

El secretario general de Copa-Cogeca, Pekka Pesonen, lamentó, citado en un comunicado, que la Comisión haya avanzado en el intercambio "a pesar de las advertencias de 20 ministros de la UE".

"Estoy extremadamente decepcionado de que la oferta continúe incluyendo productos agrícolas sensibles", dijo.

Según los estudios citados por Copa-Cogeca, la UE podría perder hasta 7.000 millones de euros en caso de un acuerdo con el Mercosur, "que ya es un exportador mayor de materias primas agrícolas".

En el comunicado conjunto publicado por la UE y el Mercosur este miércoles, las dos partes reafirman "su total compromiso en esta negociación, con la perspectiva de importantes beneficios económicos y políticos (...) de un acuerdo ambicioso y equilibrado".

Para la UE, el Mercosur, que no cerró acuerdos comerciales con ningún bloque comercial en el mundo, representa un mercado de 260 millones de personas. Un bloque birregional crearía un área de libre comercio de 760 millones de personas.

Según datos de la Comisión Europea, el Mercosur es el sexto mercado más importante para las exportaciones de la UE. El intercambio comercial fue de unos 88.000 millones de euros en 2015 (99.000 millones de dólares). Para el Mercosur, la UE es su principal socio comercial.

afp_tickers

 AFP internacional