Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente francés, François Hollande (c), posa con el de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker (d), y el exprimer ministro italiano Enrico Letta el 6 de octubre de 2016 en un acto en París de aniversario del Instituto Jacques Delors

(afp_tickers)

Un acto en apariencia parroquial como el congreso del partido conservador británico de la primera ministra Theresa May, ha transcendido hasta precipitar la caída de la libra y provocar las primeras amenazas de Europa sobre el Brexit.

La Unión Europea debe ser "intransigente" ante las "maniobras" británicas, afirmó el viernes el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

"Tiene que quedar claro que si el Reino Unido quiere tener un libre acceso al mercado interior, [es necesario] que todas las normas y todas las libertades que rodean el mercado interior sean íntegramente respetadas. No se puede tener un pie dentro y un pie fuera", añadió.

"Veo las maniobras" británicas, avisó, durante un coloquio en París con el primer ministro francés, Manuel Valls.

La libra británica seguía el viernes perdiendo terreno, alcanzando por momentos su cotización más baja respecto al euro en 5 años (88,50 peniques = 1 euro) y en 31 años respecto al dólar (1,2622 dólares = 1 libra).

Aunque se cree que las caídas de este viernes en el mercado asiático -6% en apenas unos minutos- pudieron deberse a un error técnico, también se explicaron por las declaraciones del presidente francés, François Hollande, reclamando "firmeza" ante Londres en las negociaciones de salida.

May anunció que activará la salida de la UE a finales de marzo de 2017, como muy tarde, y a partir de ese momento empezarán dos años de negociaciones para la separación.

El ministro de Finanzas británico, Philip Hammond, restó importancia a la caída relámpago, atribuyéndola a factores técnicos, y el Banco de Inglaterra estudia lo que ocurrió.

"Lo que pasó esta noche estuvo motivado por factores ténicos", dijo Hammond a la prensa en Washington, advirtiendo que "los mercados subirán y bajarán, los mercados responden a ruidos".

"Pasaremos un periodo de volatilidad, habrá muchos comentarios, y podemos esperar más turbulencia en los mercados durante este periodo, y tenemos que estar preparados".

"Nos adentramos en este periodo de turbulencias con fundamentos (económicos) fuertes", concluyó.

- Hasta las últimas consecuencias -

"Es necesario que exista una amenaza, que exista un riesgo, que haya un precio" por irse de la UE, dijo Hollande en un discurso en París. "El Reino Unido se ha decidido por el Brexit, por un Brexit duro, creo, hay que llevar hasta las últimas consecuencias la voluntad británica de salir de la UE".

El congreso conservador de Birmingham, clausurado el miércoles, fue elegido por el gobierno para dar las primeras pistas concretas sobre la relación que Londres espera mantener con la Unión Europea tras la ruptura decidida por los británicos.

Y todos los indicios apuntan a que el gobierno británico dará prioridad a cerrar las puertas a los trabajadores europeos, en detrimento de seguir comerciando con la UE, lo que se ha bautizado como un Brexit "duro".

Por ejemplo, sus ministros propusieron que las empresas británicas hagan público el número de extranjeros que emplean, como método de disuasión, limitar el número de estudiantes extranjeros, endureciendo las condiciones para recibir un visado, o ir sustituyendo a los médicos y enfermeras extranjeros por británicos.

Asimismo, afirmaron que los europeos instalados en el Reino Unido no deben asumir que podrán quedarse en el país, sino que dependerá de la reciprocidad que logren de la UE.

- Salvar la City -

Las señales transmitidas por el congreso incrementaron la preocupación por el futuro de la economía británica, en una semana en que el Fondo Monetario Internacional rebajó dos décimas la previsión de crecimiento del Reino Unido en 2017, de 1,3% a 1,1%.

"La perspectiva de abandonar el Mercado único europeo, nuestro principal cliente e inversor, erosiona la confianza internacional en la economía británica", dijo a la AFP Joe Carberry, codirector ejecutivo de Open Britain, defensora de la permanencia en la UE.

Ante ello, el ministro de Finanzas británico, Philip Hammond, viajó a Nueva York el jueves para tranquilizar al sector financiero, con reuniones con los principales bancos estadounidenses.

May "tiene que elegir entre la City y el Partido Conservador", dijo a la AFP el profesor de políticas públicas de la Universidad de Strathclyde.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP