AFP internacional

Una bandera de la Unión Europea y otra del Reino Unido fotografiadas el 20 de mayo de 2016 en Lille, Francia

(afp_tickers)

Los partidarios de salir de la Unión Europea en el referéndum del 23 de junio tomaron este lunes la delantera en los sondeos por primera vez en un mes, lo que provocó la caída de la libra.

Según esta media realizada por el instituto de opinión What UK Thinks, los partidarios del Brexit mandan por 51% a 49%, sin tener en cuenta a los indecisos, que según la mayoría de las encuestas superan el 10%.

Hace tan solo dos semanas, la ventaja de la permanencia en la UE era de 55% a 45%.

Uno de los sondeos incluidos en la media, del instituto YouGov, da a los partidarios de la salida un 45% de las intenciones de voto, por 41% a los partidarios de la salida y un 11% de indecisos.

El ascenso de los partidarios del Brexit coincide con el protagonismo de la inmigración en la campaña electoral, a raíz del tozudo aumento de la llegada de inmigrantes, pese a la promesa del gobierno conservador de David Cameron de ponerles freno.

Una parte de la población atribuye a la inmigración la saturación en escuelas y centros sanitarios, o el encarecimiento de la vivienda.

"No tenemos absolutamente ningún control sobre la gente que viene de los otros 27 países de la UE, algunos con antecedentes penales", dijo el exalcalde de Londres y diputado conservador Boris Johnson, en un mitin de los partidarios de sacar al país de la UE celebrado este lunes.

En respuesta a los sondeos, la libra cayó este lunes a 1,4353 dólares y a 79,05 peniques por euro, su nivel más bajo en tres semanas.

"Los sondeos siguen siendo un motor de la moneda, que este mes afronta un alto nivel de incertidumbre", constató la analista Ana Thaker, de PhillipCapital UK, prediciendo fluctuaciones "todavía más acentuadas" a medida que se acerque el referéndum.

Y, en caso de un Brexit, la presidenta de la Reserva Federal estadounidense (FED), Janet Yellen, advirtió de "importantes repercusiones económicas", en la línea del presidente Barack Obama que a finales de abril afirmó que Reino Unido "perdería su influencia mundial".

- Una campaña cada vez más virulenta -

La campaña ha adquirido en los últimos días un tono más virulento, palpable en las acusaciones del ex primer ministro John Major a aquellos colegas conservadores que han desafiado a Cameron y piden la salida de la UE, como Boris Johnson, o el actual ministro de Justicia, Michael Gove.

Major dijo en la BBC que los camaradas mencionados aseguran cosas que "saben que son falsas", como que la salida no tendría un impacto económico.

"Es una campaña deshonesta", añadió. "Estoy enfadado por el modo en que se está engañando a los británicos".

Major, que fue primer ministro entre 1990 y 1997, condenó en particular la idea de limitar la llegada de inmigrantes europeos como algo "que roza lo miserable".

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, fue más allá del ámbito económico y alertó de que una salida del Reino Unido crearía "más inestabilidad" en un contexto ya marcado por "numerosas amenazas".

"Lo que cuenta realmente para la OTAN es un Reino Unido fuerte en una Unión Europea fuerte", declaró el dirigente de la Alianza Atlántica.

- Sindicatos, a favor de la UE -

Los líderes de los diez principales sindicatos británicos pidieron este lunes a sus 6 millones de afiliados que voten a favor de seguir en la Unión Europea en el referéndum del 23 de junio.

En una carta publicada en el diario The Guardian, los dirigentes estimaron que "las ventajas sociales y culturales de permanecer en la UE superan de largo a las ventajas de salir".

Los firmantes afirman que la colaboración entre sindicatos europeos permitió incluir en la legislación europea valiosos derechos para los trabajadores, como "los permisos de maternidad y paternidad, el trato igual a trabajadores a tiempo completo, parcial y subcontratados, y el derecho a vacaciones pagadas".

"Si el Reino Unido abandona la UE, no tenemos duda de que tales protecciones sufrirían una gran amenaza", afirmaron los sindicatos, convencidos de que el gobierno conservador trataría de eliminar o reducir tales derechos si se ve con las manos libres tras romper con la UE.

"La decisión que los británicos están llamados a tomar el 23 de junio no debería tomarse a la ligera, e instamos a nuestros afiliados a votar a favor de la permanencia", concluye la carta.

afp_tickers

 AFP internacional