AFP internacional

Una madre y su hija se acercan a la escuela de ésta en Orleans, centro de Francia, el 1 de septiembre de 2016

(afp_tickers)

Más de 12 millones de estudiantes comenzaron las clases este jueves en Francia, en medio de fuertes medidas de seguridad, debido a un nivel de amenaza yihadista que el Gobierno considera "extremadamente alto".

Más de 3.000 reservistas de la gendarmería fueron desplegados cerca de los 64.000 establecimientos escolares del país, donde los estudiantes regresaban tras dos meses de vacaciones.

"Se han tomado todas las medidas para proteger y evitar atentados", había declarado la víspera el portavoz del gobierno francés, Stéphane Le Foll, refiriéndose a "un nivel de amenaza extremadamente alto", lo que exige "una vigilancia total y extrema".

Francia se enfrenta desde hace más de un año y medio a una amenaza terrorista de un nivel inédito, tras una serie de atentados reivindicados por la organización yihadista Estado Islámico (EI).

Los profesores son uno de los varios blancos del EI, sobre todo en Francia donde el velo está prohibido en las escuelas desde 2004. En noviembre de 2015, Dar-al-Islam, su revista francófona de propaganda, llamaba a "combatir" y "matar" a los funcionarios de la Educación nacional, "enemigos de Alá" que "enseñan la laicidad" y están "en guerra abierta contra la familia musulmana".

En este contexto, militares de la operación 'Sentinelle', que fue lanzada tras los atentados de enero de 2015, patrullaban el jueves cerca de las escuelas de las grandes ciudades de Francia y seguirán haciéndolo durante el año escolar.

"No sé por qué están aquí", dijo a AFP Loubna, de 10 años, al entrar a su escuela en Estrasburgo (este). "Da miedo y da una imagen aterradora a los niños", añadió su madre, Rachida.

El presidente francés, François Hollande, estimó en Facebook que "las circunstancias" "justifican" estas medidas de seguridad.

En Niza (sureste), donde un atentado el 14 de julio se saldó con la muerte de 86 personas, la alcaldía entregó a los directores de las escuelas un "botón de alerta", una pequeña caja negra con la que pueden llamar a la policía en caso de problema.

afp_tickers

 AFP internacional