AFP internacional

El líder de la delegación de las FARC, Iván Márquez, en rueda de prensa en La Habana el 19 de enero de 2016

(afp_tickers)

La guerrilla de las FARC, comprometida en un proceso de paz en Cuba, consideró este sábado "imaginaria" una versión de prensa que le adjudica una gran fortuna y la cual llevó al gobierno colombiano a advertir que incautará ese botín en caso de que exista.

El jefe negociador de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en La Habana, Iván Márquez, desmintió en Twitter el informe de la revista británica The Economist.

"Qué pifia la The Economist. Debiera revisar sus fuentes y no creer en cuentos sobre fortunas imaginarias de la insurgencia", dijo.

"Ningún ser humano se alza en armas contra un régimen injusto para enriquecerse", agregó Márquez en otro mensaje.

En un artículo divulgado el viernes, The Economist aseguró que las FARC tenían guardados 10.500 millones de dólares en 2012, citando un supuesto documento de analistas del gobierno colombiano.

El grupo comunista inició en noviembre de ese año una negociación de paz, que está en su tramo final, para acabar con medio siglo de enfrentamiento que deja millones de víctimas entre muertos y desplazados.

Al referirse a esa revelación, el presidente Juan Manuel Santos sostuvo que esa guerrilla "posiblemente" guarda dinero en algún lugar del mundo, pero subrayó que el gobierno no lo ha encontrado.

"A mí no me cabe la menor duda de que posiblemente están guardando dinero en alguna parte, pero el gobierno no tiene esa información. La hemos buscado y no la hemos encontrado", indicó el mandatario.

Márquez destacó esas declaraciones de Santos y aseguró que "resulta absurdo que un ejército rebelde pueda tener cuentas en paraísos fiscales" .

"Ni con la colaboración de la inteligencia de EEUU, Inglaterra, Suiza y muchos bancos (se) ha podido encontrar esas cuentas fantasmas", indicó.

No obstante, Santos advirtió que si existieran esas "cuentas fabulosas" de las FARC las incautaría.

En armas desde 1964, las FARC financiaron su prolongada lucha con dinero derivado del narcotráfico, de la minería ilegal y de extorsiones, según autoridades.

La organización comunista, que negocia un acuerdo para convertirse en partido político, cuenta con unos 7.000 combatientes, de acuerdo con las mismas autoridades.

Los jefes rebeldes han negado en otras ocasiones que hayan amasado fortuna durante el conflicto.

afp_tickers

 AFP internacional