AFP internacional

Una calle inundada en la localidad de Katy, en Texas, el 18 de abril de 2016

(afp_tickers)

La cifra de muertos por las inundaciones en Virginia Occidental subió a 24 el sábado, lo que llevó al presidente de EEUU, Barack Obama, a declarar zonas de desastre en ese estado al este del país y así conceder fondos federales de ayuda.

Obama "ordenó ayuda federal para complementar los esfuerzos de recuperación estatales y locales en el área afectada por fuertes tormentas, inundaciones, deslizamientos de tierra y de lodo", dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Si bien las previsiones meteorológicas anuncian el fin de las precipitaciones este domingo, se prevén frentes fríos en la región el lunes y martes, con una "alta humedad", señaló el Servicio Meteorológico Nacional estadounidense (NWS, por sus siglas en inglés).

"Existe el riesgo de más inundaciones, principalmente en las regiones más afectadas esta semana", advierte el NWS. Más de 21.300 personas estaban sin energía eléctrica en el estado el sábado por la noche, según la División de Seguridad Nacional y Gestión de Emergencias de Virginia Occidental.

Cientos de casas resultaron parcialmente afectadas o destruidas y más de 60 vías siguen cerradas, añadió el organismo. La declaración de Obama permite disponer de recursos federales para los condados de Greenbrier, Kanawh y Nicholas.

El gobernador del estado, Earl Ray Tomblin, dijo el sábado que esperaba que 400 miembros de la Guardia Nacional fueran desplegados para asistir a los servicios locales de emergencia.

El apoyo de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias "proveerá una asistencia muy necesaria para las regiones más afectadas", según añadió el funcionario.

La última víctima mortal se registró el sábado en Greenbrier, lo que llevó el conteo a 24 muertos, según dijo la portavoz del estado a la AFP.

Entre los muertos figura un niño de ocho años que fue arrastrado por las aguas mientras caminaba por la orilla de un arroyo con su madre y su hermana, informó la cadena WSAZ. Su cuerpo fue encontrado después de tres horas de búsqueda.

La devastadora inundación obligó a la PGA a cancelar el torneo Green Classic, que estaba programado para disputarse entre el 7 y el 10 de julio en White Sulphur Springs.

afp_tickers

 AFP internacional