AFP internacional

José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, habla en una conferencia de prensa en Berlín, el 5 de abril de 2016

(afp_tickers)

La OCDE advierte de que Panamá va por mal camino, pero el GAFI, organismo encargado de luchar contra el blanqueo de dinero, retiró al país de la lista gris de blanqueo de capitales, lo que muestra las dificultades de la comunidad internacional para luchar contra la evasión fiscal.

Dos meses antes del escándalo de los 'Panama Papers', el ministro de Economía del país, Dulcidio de la Guardia, había festejado como "un triunfo" la salida del país de la lista gris de blanqueo de capitales del Grupo de Acción Financiera (GAFI), con sede en París.

En un vídeo publicado en internet por la embajada de Panamá, el secretario ejecutivo del Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica (GAFILAT), el argentino Esteban Fullin, felicitó a Panamá por "todos los progresos realizados".

Esta salida de la lista del GAFI, creada en 1989 para luchar contra el blanqueo de dinero y al abrigo de la OCDE, es "reveladora de la debilidad de criterios que toman en cuenta", criticó Manon Aubry, portavoz de la ONG Oxfam France.

Esta institución, que en noviembre recibió el encargo del G20 de abordar la lucha contra la financiación del "terrorismo", da indicaciones, pero no tiene una visión exhaustiva", lamentó.

Interrogado por AFP, el GAFI respondió que el "Gobierno panameño había tomado medidas en el último tiempo para hacer frente a sus deficiencias en la lucha contra el blanqueo de dinero y el financiamiento del terrorismo" y precisó que el GAFILAT había previsto realizar una misión de evaluación en terreno el próximo año.

Por su parte, la OCDE no esconde su irritación hacia Panamá. "Panamá tiene una estrategia que consiste en hacer pequeños avances para intentar lograr salir de la lista gris. Logró que el GAFI lo sacara", dijo a AFP el director del Centro de Política y Administración Fiscal de la OCDE, Pascal Saint-Amans.

- Una burla -

En noviembre, en la cumbre del G20 de Antalya, Panamá se comprometió a implementar el intercambio automático de información, una condición que la OCDE le pedía para no seguir considerando al país como un paraíso fiscal.

Pero las autoridades panameñas no mantuvieron sus posiciones. "Justo después, las autoridades nos dijeron que no iban a aplicar los estándares de la OCDE. Que nosotros no éramos legítimos. En febrero, en la reunión de ministros de Finanzas del G20 en Shanghái, lo dijimos", señaló Saint-Amans.

"Panamá se burla de la OCDE diciéndole 'me sigue interesando el tema'", denunció Aubry, que lamentó la falta de instituciones internacionales para asegurar que los países respeten las reglas.

Para Saint-Amans, el país es "el último mohicano" de la evasión fiscal. "Este país presenta resistencias. Frente a esta situación, ahora Panamá debe decidir adoptar algunos compromisos y dejar de hacer publicidad diciendo que no respeta las leyes internacionales", dijo.

Aubry rechazó este argumento. "La OCDE cierra completamente los ojos en este aspecto. Incluyendo las cosas que pasan en los países poderosos, algunos miembros de la OCDE", denunció la portavoz de la ONG.

En Europa, el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, aprovechó las revelaciones para pedir a los países que implementen dobles mecanismos para luchar contra la evasión fiscal. "Yo desearía en un mundo ideal, en el cual las reglas de transparencia sean respetadas y las prácticas de evasión fiscal, que optimización fiscal agresiva y fraude sean prácticas prohibidas y que la transparencia sea la regla", dijo en un encuentro con periodistas en París.

afp_tickers

 AFP internacional