AFP internacional

Un grupo de migrantes se protege del frío con unas mantas en el barco de rescate 'Aquarius' mientras espera para llegar al puerto de Cagliari, Cerdeña, Italia, el 26 de mayo de 2016

(afp_tickers)

"Los acomodaron por todas partes para su último viaje, hacinados como en los trenes de Auschwitz", contaron los bomberos italianos que recuperaron los cuerpos todavía presentes en el pesquero cargado con unos 700 migrantes que naufragó en abril de 2015 frente a las costas de Libia.

"Había cinco por cada metro cuadrado del barco", explica Luca Cari, responsable de comunicación en las situaciones de emergencia de los bomberos italianos, en un artículo publicado por el semanario Panorama.

Se encontraron cuerpos incluso en los pozos de la cadena del ancla en la parte delantera del barco o incluso "encajados" en la sala de máquinas, cuenta este bombero, a partir de los testimonios de sus colegas encargados de recuperar los cuerpos de los migrantes.

En total, los restos de 458 personas fueron retirados del pesquero desencallado por la marina italiana, algo más de un año después de que éste naufragara con cientos de migrantes a bordo. A estos hay que añadir 217 cuerpos recuperados en operaciones anteriores.

Según la fiscalía de Catania, en Sicilia, el número total de víctimas ascendería a casi 700, contando también los cuerpos que no podrán extraerse del fondo del mar.

En la noche del 18 de abril de 2015, el pesquero, procedente de Libia, naufragó tras haber impactado contra un cargo portugués que había acudido en su ayuda. Solo sobrevivieron 28 personas, que afirmaron que al menos había 800 a bordo cuando el barco partió.

Desde 2014, más de 10.000 migrantes han desaparecido o perdido la vida al tratar de llegar a Europa por mar, la mayoría atravesando el Mediterráneo central, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

afp_tickers

 AFP internacional